Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Señor de las Alimañas

5.494páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mark of chaos por mandrykart Señor de las Alimañas Skaven.jpg

Existen pocas visiones más repulsivas y antinaturales que la de un Señor de las Alimañas, el Demonio de la Gran Rata Cornuda. Se piensa que los Señores de las Alimañas son las formas demoníacas de los antiguos Señores de la Descomposición deformados por la influencia de la Rata Cornuda para convertirlos en sus sirvientes inmortales. Estas horrorosas criaturas exudan un aura de poder, de descomposición progresiva y también de sabiduría inescrutable, ya que no son otra cosa que una manifestación física del poder de la Rata Cornuda. Los Señores de las Alimañas son a la vez majestuosos y repugnantes, iconos vivientes de la ruina, los carroñeros definitivos.

Los amuletos de Piedra Bruja decoran la forma leprosa del Señor de las Alimañas, así como con pedazos de Piedra Bruja en su estado natural incrustados en su propia carne. Pese a su imponente altura son tremendamente ágiles y rápidos, evocando el fluido y a la vez nervioso corretear de las ratas comunes. La cabeza de uno de estos seres de pesadilla está engalanada por un par de grandes cuernos en espiral, y cualquiera que le mire directamente descubrirá con horror que no puede retirar sus ojos, pero que al mismo tiempo lo último que quiere en el mundo es establecer contacto visual con él. No en vano, incluso la mirada casual de un ser tan antiguo y malvado como éste es suficiente para detener en seco el corazón de cualquier hombre. Pocos se atreven a cruzar la taladrante mirada de un Señor de las Alimañas, y nadie es capaz de soportarla más de un instante.

Para convocar a un Señor de las Alimañas desde el otro lado del gran velo se requiere un ritual que incluya un sacrificio. Esta criatura no fue creada para habitar la tierra, y el mundo natural parecerá protestar por su mera presencia: en torno suyo el aire se agitará, la luz se torcerá para evitar bañarle, y su cuerpo dará la sensación de estar envuelto en un aura de contaminación impía. La hierba se tornará negra al ser pisada por sus pezuñas, y toda esperanza se desvanecerá en su corrupta presencia. La llegada de un Señor de las Alimañas viene precedida por ominosas premoniciones, e incluso los propios Señores de la Descomposición temen estar frente a frente con uno de estos omniscientes avatares de la Gran Rata Cornuda. Se dice que un Señor de las Alimañas siempre sabe la verdad, y que por tanto no tiene sentido tratar de engañarle. Sus sobrenaturales poderes le permiten "oler" las mentiras de manera instantánea, tan pronto son proferidas.

Vermin lord.jpg
Este demonio de los Skavens pasa la eternidad calculando miríadas de tramas interconectadas, en busca del mejor camino para cumplir los planes de la Gran Rata Cornuda. Un Señor de las Alimañas nunca permanece quieto, siempre está en movimiento; deteniéndose sólo para inclinar su cabeza como si estuviese oliendo el futuro. Sin embargo, cuando llega el momento de la acción suele manifestar toda la ferocidad y el salvajismo animal de la raza Skaven. Su furia es tan terrible que pocos mortales pueden soportar su mera visión. Su sinuoso cuerpo exuda un poder y una fuerza capaces de desafiar a un Gran Demonio, y las criaturas menores se ven derribadas por docenas. Aunque con sus propios dientes y garras son capaces de destrozar una criatura en pedazos, en caso de necesidad, el Señor de las Alimañas puede convocar a voluntad un poderoso y maligno espadón con apariencia embrujada que dobla la altura de un hombre, que blandirá describiendo imparables y mortíferos círculos en torno suyo.

Los Videntes Grises son los únicos que saben cómo convocar a los Señores de las Alimañas, y mantienen este conocimiento en el más absoluto de los secretos. Sólo en tiempos de gran necesidad se atreverán a intentar rasgar el velo de la realidad y siempre lo harán a disgusto, temiendo convocar algo que luego no sean capaces de disipar. Un Señor de las Alimañas es más sabio y malvado que cualquier Skaven, y al mismo tiempo hace gala de las ansias de poder y la afición por las traiciones típicas de los hombres rata. Un trato con un Señor de las Alimañas puede otorgar un gran poder a quien consiga cerrarlo; sin embargo, como ocurre con todos los tratos que se cierran con los Skavens, el coste puede acabar siendo demasiado alto.

Tipos (solo el Fin de los Tiempos)Editar

Embaucadores Editar

Señor de los Asesinos, la Sombra que Mata

Señor de las Alimañas Embaucador Skaven.jpg
Tal vez los menos vistos de todos los Señores de las Alimañas son los Embaucadores. Así es como lo prefieren. No es su manera el irrumpir sobre un campo de batalla como un torpe señor de la guerra. En cambio, su poder reside en el sigilo. Se mueven en nubes de sombra, oscureciendo incluso a los que les rodean. Sólo cuando sus intrigas están maduras el Señor de las Alimañas Embaucador saldrá de la oscuridad para golpear. Aparecen de la nada, moviéndose con asombrosa rapidez. Con sus manos en alto invocan estrellas ninja de triple hoja. Con un chasquido de su muñeca, el Señor de las Alimañas puede arrojar la estrella asesina, enviándola a cosechar enemigos en un gran arco circular. El destello de su paso se puede ver, dejando víctimas decapitadas y miembros cortados a su paso. Al final de su vuelo tortuoso, el Señor de las Alimañas Embaucador lo cogerá en el aire y lo lanzará de nuevo en rápida sucesión. Tal es su agilidad y su capacidad para desplazarse rápidamente, que las criaturas incluso pueden lanzar su arma y recogerla en alguna parte completamente diferente del campo de batalla. En el cuerpo a cuerpo, los Señores de las Alimañas Embaucadores prefieren el estilete de disformidad. Un arma cortante de la longitud de un hombre, su forma abruptamente afilada permite que la hoja penetre profundamente en el enemigo, donde su naturaleza tóxica puede hacer el mayor daño con gran eficiencia. Mientras que los soldados comunes pueden golpearse el uno al otro sin cesar, el Embaucador con sólo un rápido golpe del estilete de disformidad puede hacer caer a cualquier enemigo, no importa lo grande que sea.

Corruptores Editar

Cosechador Pestilente, Sacrificador de Civilizaciones

Señor de las Alimañas Corruptor Skaven.jpg
Los Señores de las Alimañas Corruptores son la enfermedad dada forma. Están rodeados por un aura de rastrera enfermedad, y toda la vida alrededor de ellos se marchita. La propagación de la peste es su oficio, y a sus órdenes están las peores enfermedades del mundo. Con nada más que una mirada maliciosa, un Señor de las Alimañas Corruptor puede hacer que los enemigos se contagien de la Putrefacción Ocular, la Viruela o la Peste Negra. No hay ninguno más maligno ni más inflexible que estos terrores infectados. De todos los Señores de las Alimañas, los Corruptores menudo se han deteriorado gravemente y, en consecuencia, tienen los cuernos menos elaborados - aunque sólo mencionar esto a uno de estos repulsivos demonios rata asegura el inicio de una venganza que va a durar una eternidad.

Aunque no están por debajo de un cierto grado de subterfugio, los Corruptores son más propensos que cualquier otro Señor de las Alimañas a estar a la vanguardia de la batalla. Son fanáticos que incitan odio extremo en los demás, demostrando ser especialmente eficaces en llevar a los monjes de plaga a un frenesí extremo. Más mágicos que la mayoría de sus parientes, los Corruptores pueden hacer descender tormentas de plaga, arrugar la piel, o vomitar géiseres imposibles de venenos nocivos. Si algún enemigo vive lo suficiente para acercarse a un Señor de las Alimañas Corruptor, su batalla acaba de comenzar. Viviendo sobre la piel grasienta de un Corruptor puede haber cualquier número de parásitos diminutos, pulgas o ácaros de tres ojos. Muerden a todos los que se acercan, e infectan a sus presas con la Infección Bubónica - la enfermedad que pudre la carne de los enemigos en cuestión de minutos. Mientras el enemigo se tambalea, el Señor de las Alimañas Corruptor convocará entonces un par de Cosechadoras de la Plaga, unas espadas en forma de hoz que usará para destripar a sus enemigos con una furia salvaje.

Portador de la Guerra Editar

Tiranos de Batalla, los Grandes Apuñaladores-tajadores

Señor de las Alimañas Portador de la Guerra Skaven.jpg
Los Señores de las Alimañas Portadores de la Guerra son los más comúnmente vistos de los demonios rata, y de todos los Señores de las Alimañas, ninguno está tan orgulloso de sí mismo y es tan presumido. Los Portadores de la Guerra tienen una afición por las apariciones espectaculares, como llegar envuelto en nubes de humo ante las reunidas hordas de skaven. Caminan a zancadas por las líneas de batalla, por encima de los hombres rata, que se encogen en presencia de tales seres majestuosos y terribles. Siempre que sea posible adquieren poses heroicas, con sus sinuosos cuernos curvados sobresaliendo majestuosamente hacia el exterior, y sus armas reluciendo con los fuegos de la batalla.

Sin embargo, todo este despliegue no es simple pretensión por parte de estos Señores de las Alimañas, los skaven - en particular los Guerreros de Clan y Alimañas - se reúnen ante la imponente vista de estas criaturas divinas. Tal es la presencia de este Señor de las Alimañas que hace firme incluso a la fuerza más cobarde. Con cada paso colosal o dramático chasquido de la cola, el tumulto de chillidos en aumento de las hordas en lucha se eleva en intensidad. Los Skaven que disfrutan de esa presencia de la alimaña durante el tiempo suficiente seránatrapados por una furia sanguinaria chasquea dientes que anhelan desatar sobre el enemigo.

Los Portadores de la Guerra no son entusiastas de liderar desde la parte frontal; prefieren de lejos avanzar a zancadas entre una marea hirviente de hombres rata, ya que sacan fuerzas de estar entre sus subordinados mortales. Cuando llegan a la línea del frente, pocas criaturas mortales pueden igualar su velocidad o fuerza, y reducirán filas enteras cada vez con grandes barridos de sus gujas de condenación. Cuando se enfrenta a enemigos más grandes - o para dar un espectacular golpe de gracia - un Portador de la Guerra manifestará un enorme puño pico, conduciéndolo a través del enemigo y esparciendo sus entrañas para que todos lo vean.

Vidente Disforme Editar

Señores de los Relámpagos Negros, los Grandes Manipuladores

Señor de las Alimañas Vidente Disforme Skaven.jpg
Los Señores de las Alimañas Videntes Disformes son los más inescrutables de todos los demonios rata. Grandes líderes y visionarios, se encuentran a menudo en el centro de las tramas más complejas. Todos los Señores de las Alimañas son manipuladores, pero los Videntes Disformes llevan el engaño a nuevos niveles. Cada silábica susurrada y cada sutil matiz ha sido diseñado para influir en un final que solo él puede discernir. Cuando un Señor de las Alimañas Vidente Disforme llega al mundo, no lo hace con un plan, sino con docenas, incluso cientos de tramas e intrigas - y no es solo a través de palabras y ardides que un Señor de las Alimañas Vidente Disforme trabajará sus artimañas.

Cuando se trata de las artes arcanas, los Videntes Disformes poseen un gran poder. Todos los Señores de las Alimañas pueden lanzar relámpagos negros, pero cuando los Videntes Disformes lo hacen, no solo invocan rayos solitarios sino enormes cadenas de relámpagos destructivos. Con un pisotón de sus pies con garras pueden abrir fisuras, agrietar cimientos y derribar las estructuras del llamado mundo civilizado. Bajo su mando, las alimañas del mundo se reúnen en enjambres, formando mareas de ratas. Tan poderosa es su llamada, que los roedores de los reinos de la sombra se unen a la manada, y nada puede detener sus dientes como cinceles, ya que son capaces de roer el alma de un cuerpo en cuestión de segundos.

Los Señores de las Alimañas Videntes Disformes son los únicos que puede convocar un orbe de videncia de enormes proporciones. Esta esfera puede ser utilizada para observar todos los futuros posibles, permitiendo al Señor de las Alimañas conocer lo desconocido y ver lo que está más allá de su visión - una poderosa ayuda mientras trama la caída de sus enemigos y la suerte de sus aliados. En tiempos de gran necesidad, un Señor de las Alimañas Vidente Disforme puede lanzar este arremolinado orbe como un arma, con su destrucción liberando un miasma de múltiples futuros y humos de la más pura piedra bruja. Aquellos atrapados dentro de la explosión se vuelven locos, reducidos a una absoluta debilidad mental por las visiones de pesadilla que les han otorgado.

Señor de las Alimañas Exaltado Editar

Epitomizando la ágil y crispada paranoia de sus parientes roedores menores de un modo que debería ser imposible para cualquier criatura natural, el Señor de las Alimañas Exaltado es una bestia ciclópea de tamaño y poder paranormales. Con pedazos de Piedra Bruja y las runas de su invocación incrustados en su horrible y escamado pellejo, el Señor Exaltado blande una inmensa y retorcida archa funesta con una pata agarrotada.

Señores de las Alimañas Conocidos Editar

MiniaturasEditar

  • Miniatura de quinta edición
  • Señor de las Alimañas Exaltado de Forge World.

ImágenesEditar

FuentesEditar

  • Ejércitos Warhammer: Skavens (7ª Edición).
  • The End Times IV - Thanquol.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar