FANDOM


Estas serpientes autóctonas de Karak Azgal han evolucionado hasta cambiar el color de su piel para asemejarse a las rocas que las rodean, por lo que son prácticamente invisibles si permanecen inmóviles. Su tamaño oscila entre los 0'5 y 1'5 metros, y utilizan sus afilados colmillos para inyectar una venenosa ponzoña a sus víctimas. Este veneno deja inconsciente a la presa, y la serpiente aprovecha para tragársela entera. Comen más que nada ratas y demás criaturas pequeñas, pero si se las sorprende, atacarán para defenderse.

Fuente Editar