Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Shallya

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Shallya.jpg
  • Líder del culto: Suma Santa Matriarca Lisegund (suma sacerdotisa de Couronne), suma sacerdotisa Anja Gustavson (suma sacerdotisa de Altdorf, máxima representante del culto en el Imperio)
  • Principales órdenes: Orden del Corazón Sangrante
  • Principales festividades: Ninguno. Shallya interviene siempre que se la necesita, y el sufrimiento no respeta calendario alguno.
  • Libros sagrados: El libro del sufrimiento, El testimonio de Pergunda.
  • Símbolos sagrados: Una paloma, un corazón del que cae una gota de sangre

ShallyaEditar

La hija de la piedad, la madre de madres, estos son algunos, de los nombres por los que se conoce a Shallya, la Diosa de la Curación, la Misericordia y el Alumbramiento. Shallya es posiblemente la deidad más querida de todo el Viejo Mundo. Muchos viejomundanos nacen en un templo de Shallya, o cuando menos asistidos por una de sus sacerdotisas, y casi todos requieren de sus servicios en algún momento de sus vidas. La negativa del culto a involucrarse en política lo ha convertido en popular beneficiario de la caridad de nobles y mercaderes adinerados; las sacerdotisas administran esta riqueza a los necesitados con una eficacia notable.

Los templos de Shallya están decorados austeramente (ya que el dinero que reciben lo dedican al alivio del sufrimiento) y pueden encontrarse en todas partes, desde las más pequeñas aldeas hasta las ciudades más grandes. Son lugares de quietud y comodidad para 1os enfermos, los moribundos y los que carecen de hogar. Sus sacerdotisas atienden a los enfermos y los fatigados y traen a los niños al mundo, pues las shallyanas conocen las artes de la partería mejor que cualquier otro. Muchos de los habitantes del Imperio han nacido en un templo de Shallya; la mayoría regresan a él cuando están enfermos o moribundos. Al final, es al templo del padre de Shallya al que acuden.

Se dice que Shallya es hija de Verena y Morr, y que su misericordia templa tanto la muerte como la justicia. Siente el dolor de todos los seres vivos; por eso su rostro está siempre surcado de lágrimas, por esa razón, normalmente se la representa como una joven y hermosa doncella cuyos ojos están perpetuamente empeñados en lágrimas, aunque también puede asumir la forma de una paloma blanca. Algunas leyendas cuentan que sus lágrimas pueden conmover incluso a su padre, y que como consecuencia éste se niega a verla, pues es consciente del peligro que corre de ceder a sus súplicas y devolver la vida a los muertos.

Es una diosa de importancia excepcional en todo el Viejo Mundo. La gente visita sus templos con regularidad, en especial cuando sus hijos nacen, enferman o sufren heridas. Los ciudadanos del Viejo Mundo rezan a Shallya con frecuencia cada vez que una enfermedad les postra en la cama e impide que vayan a trabajar, cuando quieren concebir un hijo, cuando necesitan algo de misericordia pues su vida resulta demasiado dura… De todos los dioses, ella es la única que la mayoría de la gente opina que le escucha de verdad.

Individualmente, los templos de Shallya poseen una organización excepcional: las obligaciones de las residentes son muy concretas, y las cadenas de mando están muy bien definidas. Esto les permite reaccionar con suma eficacia en tiempos de crisis, para así atender a las docenas (incluso centenares) de suplicantes que acuden a ellos diariamente. Sin embargo, el culto como organización carece de protocolo o plan de acción. Para Shallya es más importante aliviar los males de cada uno de sus fieles, no planificar grandes proyectos.

CarácterEditar

Supuestamente, Shallya escucha las oraciones de los que están en la más aciaga necesidad y siempre les ayuda, tan grande es su amor. Sin embargo, aquellos cuyos hijos enferman y mueren súbitamente (a pesar de sus oraciones) no están tan seguros de ello. Cuenta la leyenda que solía ayudar a todos, pero que su padre, Morr (el dios de la muerte). Insistió en que ayudase únicamente a una persona cada vez, pues de lo contrario nadie moriría jamás y su reino se resentiría.

SímboloEditar

Símbolo de Shallya.jpg
Los símbolos más comunes de Shallya son una paloma o un corazón con una gota de sangre. Sus sacerdotisas (casi todas son mujeres) visten túnicas blancas, a menudo con capuchas, con un corazón bordado con hilo dorado sobre la parte izquierda del pecho.

Área de cultoEditar

Gente de todo tipo de vida rinde culto a Shallya por todo el Viejo Mundo. Es particularmente popular como divinidad protectora de las mujeres embarazadas, pues se cree que las protege contra abortos y que alivia los dolores del parto. No obstante, solo las personas más bendecidas pasan su vida sin sufrir graves enfermedades o heridas. A la larga todo el mundo acaba por rezar con silenciosa desesperación a Shallya para recuperar de nuevo la salud.

CultoEditar

La principal preocupación de Shallya es la misericordia: el alivio del sufrimiento. Históricamente, su culto se ha centrado en dos aspectos fundamentales de esta misericordia, la curación y la partería, dado que son los más comunes y menos intachables. Todo el mundo nace, y la agonía de las madres durante dicho parto es un sufrimiento por una noble causa. De igual modo, las heridas y enfermedades no suelen ser culpa de quienes las sufren. Una sacerdotisa que se concentre en estos problemas puede dedicar fácilmente todo su tiempo al servicio de la diosa sin ofender la sensibilidad de nadie.

Shallya Manicomio.jpg
Sin embargo, Shallya procura aliviar todo el sufrimiento, incluido el provocado por culpa de la víctima. Ayudar a los pobres, ya sea repartiendo alimentos, ofreciendo alojamiento temporal o incluso puestos de trabajo en el templo, es un rasgo bastante habitual de los templos de Shallya. Algunas sacerdotisas trabajan con dementes, mientras que otras se dedican a consolar a quienes están en prisión. Los gobernantes suelen recelar de estas sacerdotisas, pero ellas argumentan que los seguidores de Shallya deben aliviar los golpes asestados por sus dos padres.

Pero la buena obra de las shallyanas tiene un límite. El culto trata de aliviar sufrimientos, no de proporcionar oportunidades para la expansión y el desarrollo, ni mejorar una vida de calidad media. Aunque pocas shallyanas llegarían a sentirse molestas por haber hecho feliz a alguien, en realidad no es ése su objetivo: su intención es mitigar las desgracias. Así, los seguidores de Shallya ayudan a quienes sufren activamente, no a quienes necesitan ayuda para mejorar su suerte.

Las shallyanas no son propensas a pensar a lo grande. No hay forma posible de aliviar la agonía de todos los habitantes del planeta, y pensar en aquellos a los que no pueden ayudar tan sólo hace que les cueste más trabajo seguir adelante. La mayoría de las shallyanas socorren a todo el que ven necesitado, en lugar de buscar a aquellos que puedan estar sufriendo aún más. Se concentran en resolver los problemas inmediatos, no en hacer un bien mayor a cuantos más mejor.

CreenciasEditar

Faith of Shallya- Benediction of Shallya.jpg
La creencia fundamental de todas las shallyanas es el deber de esforzarse por aliviar el sufrimiento de los demás. Los benefactores eventuales realizan más donativos a las obras de caridad que los demás, y se muestran más dispuestos a ayudar a alguien que se desploma en plena calle, pero para las iniciadas y sacerdotisas esta vocación ocupa totalmente sus vidas.

El clero de Shallya se divide en dos grandes grupos: las que cuidan directamente a las víctimas, y las que organizan a otras personas para asegurarse de que se administran estos cuidados. El primer grupo goza de una imagen casi completamente positiva. Es habitual que los pacientes se enamoren de sus cuidadoras, situación que se conoce como “prendarse de una paloma”, y normalmente las shallyanas citan la sagrada relación sacerdote-paciente como motivo para no hacer nada. No obstante, muchas shallyanas encuentran a sus futuros esposos de este modo. Las sacerdotisas más ancianas suelen prodigarse en consejos (así como en ayuda), mientras que las de mediana edad suelen comportarse maternalmente. Las más jóvenes poseen su propia mitología popular.

Estas shallyanas jóvenes y atractivas son personajes recurrentes de chistes verdes y viñetas cómicas de carácter difamatorio. Por lo general el culto suele tolerar estas salidas de tono, ya que siempre dejan en buen lugar a sus sacerdotisas, pero todas las shallyanas han aprendido a identificar rápidamente a ciertos tipos de pacientes. Aunque jamás se rechaza a estos hombres, suelen recibir las atenciones de las sacerdotisas más ancianas del lugar. Algunos de los aventureros más espabilados se han percatado de que también son las más experimentadas, por lo que a veces fingen estos comportamientos para recibir sus cuidados.

Las shallyanas que se encargan de la organización poseen una reputación algo más ambigua. Todo el mundo las respeta, pero mucha gente prefiere mantenerse alejada de ellas para que no les enreden y tener que cuidar enfermos. Hay mujeres vivarachas y animadas que arramblan con todas las personas disponibles (incluidos sus hijos, vecinos y transeúntes aleatorios) para que les ayuden a asistir a los enfermos y los incapacitados. Otras son más severas, tienen una idea firme de la disciplina y generalmente desaprueban a los que pierden el tiempo divirtiéndose cuando deberían estar trabajando. La típica shallyana joven, hermosa, severa y disciplinaria parece ser muy popular entre la nobleza del Imperio; en todo caso, a menudo se les hace llamar para cuidados personales por los que suelen recibir generosos regalos. Incluso hay quienes han acabado contrayendo matrimonio con miembros de las clases más bajas.

AscetismoEditar

Faith of Shallya - Dying Breath.jpg
La forma de entender el ascetismo es posiblemente la mayor causa de diversidad dentro del culto. Se centra en la cuestión de hasta dónde está permitido llegar con tal de servir a la diosa.

En primer lugar, ¿está mal que una seguidora de Shallya disfrute de lo que ha obtenido sin esfuerzo? Si un noble la invita a un vaso de buen vino, ¿acaso está mal aceptarlo? ¿Debe sentarse en una silla cómoda si le ofrecen asiento? 1a mayoría de las shallyanas creen obvio que es aceptable; no interfiere con su obra y tampoco pueden utilizar las comodidades que les han sido ofrecidas para ayudar a los pobres. Pero una minoría radical dentro del culto opina que una shallyana jamás debe disfrutar de su trabajo. Atender a los que sufren debe ser una obligación, y no motivo de satisfacción. Una minoría ligeramente menor cree que nadie debería disfrutar nunca; la alegría no tiene cabida en un mundo lleno de miserias. Aunque no deja de ser una minoría, este grupo no es precisamente pequeño, y sus miembros parecen sentir predilección por la dirección de los orfanatos del templo.

La discusión más general propicia más desacuerdos, y estas desavenencias no son fáciles de englobar en campos bien definidos: cada sacerdotisa escoge y mezcla de entre todas las respuestas posibles. La cuestión Fundamental es la cantidad de tiempo y recursos que debe emplear una sacerdotisa en servir a la diosa. Los elementos más radicales insisten en que todo momento de vigilia debe pasarse en un hospital o en cualquier otro lugar atendiendo a enfermos, y que además es preciso minimizar las horas de sueño. La mayoría de las shallyanas aceptan que intentar trabajar sin descanso es contraproducente, pues lleva a cometer errores. La oración silenciosa está vista como una forma aceptable de descanso, y una minoría significativa cree que todo placer refinado (a decir, los que no implican violencia ni ingentes cantidades de alcohol) es permisible. Unas pocas opinan que todo lo que no cause perjuicio a los demás ni impida la obra de una shallyana es apropiado como esparcimiento. Desde luego, muchas shallyanas beben en exceso, en parte para olvidar los honores que han presenciado, aunque casi ninguno de los miembros del grupo aprueba esta conducta.

Las shallyanas con familias se enfrentan a un dilema aún mayor. La ortodoxia shallyana obliga a los padres a no dar trato de favor alguno a sus hijos; quienes acatan este precepto entregan a sus niños a los orfanatos del templo para que sean criados como cualquier otro huérfano. La mayoría de las fieles de Shallya que tienen hijos eluden esta ortodoxia, pero tienen reputación de ser mucho menos permisivas con sus hijos que las demás madres.

Ayuda selectivaEditar

Otro tema de discusión es el grado en que corresponde a las shallyanas decidir a quién ayudar. Una considerable minoría argumenta que no se debe decidir, tan sólo hay que ayudar a todo afligido que se encuentre. Creen que es la propia diosa quien les conduce a las personas apropiadas. La mayoría de las shallyanas (pero no muchas más de la mitad) consideran aceptable pasar un corto periodo de tiempo evaluando las necesidades de la gente antes de decidir a quién ayudar en primer lugar. Una reducida minoría cree que se debe invertir algo de tiempo buscando gente a la que ayudar, prestarles dicha ayuda, y luego continuar buscando. Pero ninguna shallyana, ni siquiera las de este último grupo, ignorará a un herido si es la única persona que hay a la vista.

Una diminuta minoría de shallyanas piensa que deberían intentar cambiar la estructura social. Este grupo roza la herejía, puesto que la mayoría de las shallyanas cree que pierden un tiempo precioso que podrían dedicar a ayudar a la gente.

IniciaciónEditar

Prayer by tycarey.jpg
La mayoría de las sacerdotisas de Shallya son huérfanas criadas en templos y destinadas al sacerdocio casi desde su nacimiento. Los personajes que deseen convertirse en iniciados de Shallya deben demostrar primero una devoción constante por la diosa. Un único y espectacular acto de compasión desinteresada no suele bastar; el personaje deberá dedicar gran parte de sus energías a ayudar a los demás durante un periodo de tiempo considerable (no menos de un año), aunque las pupilas que viven en los templos lo ejercen durante su infancia. Cada templo ofrece distintos servicios.

Las iniciadas de Shallya deben emplear todo su tiempo ayudando a los necesitados sin importarles su propio bienestar. Quienes así lo hacen pueden convertirse en sacerdotisas, y ascender más aún si prosiguen con su desinteresada obra.

Casi todas las shallyanas pasan una temporada viajando por el Viejo Mundo al inicio de su carrera, ayudando a los afligidos allí donde los encuentran. Casi todos los templos fomentan esta actividad, no sólo porque permite adquirir una comprensión global del mundo, sino también porque el hecho de viajar suele entrañar penurias y sacrificios, y por tanto resulta apropiado para los seguidores de la diosa. Algunas shallyanas también viven durante cierto tiempo en algún lugar especialmente peligroso: esto es tan respetable como el viajar. Pocas son las sacerdotisas que ejercen su oficio sin dejar de viajar ni entrar a formar parte de un templo, pues aunque son respetadas, su conducta no se considera normal.

Miembros del CultoEditar

Iniciada de Shaylla.png
Las iniciadas de Shallya suelen vestir túnicas blancas, largas y sencillas, estilo que imitan los miembros seculares más devotos. Normalmente están hechas de un material incómodo y que resista el lavado en agua hirviendo, ya que las túnicas de las devotas shallyanas se pringan a menudo en sustancias tremendamente desagradables. Esto quiere decir que suelen ser bastante caras (de buena artesanía) aunque nunca lo parecen, combinación que resulta muy apropiada para el culto.

Las sacerdotisas visten túnicas, muchas veces con capuchas, y llevan un corazón bordado en la parte izquierda del pecho. En las túnicas de diario este corazón es de color amarillo, pero la mayoría de las sacerdotisas poseen también túnicas ceremoniales, elaboradas con costosos tejidos y con el corazón bordado en hilo dorado (de la mejor artesanía). Por lo demás, las shallyanas apenas usan adornos.

Existen algunas variantes regionales. Las más destacadas se dan en Bretonia, donde las leyes suntuarias impiden a los seglares e iniciados vestir de blanco, por lo que sus túnicas son de color amarillo. Incluso la nobleza seglar viste este color en señal de humildad. Como los peregrinos extranjeros no son campesinos en el sentido estricto, no se les aplican estas leyes, pero dado que ciertos nobles parecen desconocer este hecho, la mayoría de los peregrinos visten ropas amarillas hasta que llegan al templo, donde las cambian por ropajes blancos. Todas las sacerdotisas de Shallya de esta nación están exentas de esta ley y tienen permiso para vestir su indumentaria clerical, pero ninguna otra ropa blanca.

Las sacerdotisas de Shallya venden los regalos más valiosos para recaudar dinero para los necesitados, pero jamás se desprenden de las vestiduras. Así, algunas tienen ropas extremadamente caras, regalos de pacientes agradecidos o generosos. Pero incluso estos regalos tan costosos deben parecer sencillos, pues de lo contrario no se consideran atavíos religiosos; cada templo tiene su propio baremo al respecto.

EstructuraEditar

El culto de Shallya posee una estructura teóricamente feudal; cada santuario o templo responde ante un templo local mayor, y estos a su vez dependen del templo principal de la nación. Todos los templos nacionales deben lealtad al templo de Couronne, y todos sus sacerdotes y sacerdotisas se reúnen una vez cada seis años como organismo de gobierno del culto.

Suma sacerdotisa Shallya.jpg
La matriarca de Couronne posee autoridad sobre todas las shallyanas, y en concreto puede expulsarlas del culto. Esta facultad sólo se utiliza cuando alguno de sus miembros comienza a adorar a los dioses oscuros, pues todos los demás son dignos de misericordia.

Por debajo de la matriarca, la cadena de mando es en gran parte nominal y apenas ejerce poder. Con todo, la reputación de algunos templos es particularmente buena, y corno muchas de las sacerdotisas más prometedoras pasan algún tiempo en ellos, esta imagen se perpetua. El templo de Altdorf es un buen ejemplo de esto; la suma sacerdotisa que lo administra es seleccionada tradicionalmente por las sumas sacerdotisas de todos los templos shallyanos del Imperio, y su autoridad moral es inmensa. Altdorf también se considera un destino de prueba para las iniciadas o sacerdotisas con potencial; hay muchos allí que necesitan ayuda, y aún más tentaciones para no prestarla y hacer cualquier otra cosa.

En general, las shallyanas se sienten incómodas rodeadas de riqueza o tesoros de gran valor, pero como ayudan a todos sin escatimar esfuerzos, suelen recibir muchos regalos. La mayoría los utilizan para ayudar a otros, o bien los venden con el mismo fin, pero no todos. Las sacerdotisas no se sienten capaces de vender las efigies sagradas de Shallya ni otros artículos sacros similares. Así, es tradición que estos bienes se cedan a los altos cargos de la jerarquía del culto, es decir, al templo al que deben obediencia quienes han recibido el regalo. Si dicho templo se halla en una zona urbana, se quedará con la mayoría de los objetos y enviará los demás al templo principal de la nación. El valor de los objetos expuestos en estos lugares suele dejar de piedra a los visitantes, quienes dan por hecho que se trata de clérigos corruptos, al menos en comparación con los austeros santuarios rurales. Como consecuencia, las sacerdotisas de estos templos tienen una fuerte inclinación por el ascetismo.

Los templos individuales están estrictamente organizados bajo el control absoluto (pero compasivo) de la suma sacerdotisa. Todos los templos y santuarios, por pequeños que sean, intentan cubrir todas las necesidades, pero la mayoría están especializados hasta cierto punto. En los templos más grandes las distintas funciones se administran por separado, y cuentan con sus propios encargados (que responden ante la suma sacerdotisa) y su propio personal.

El hospital es probablemente la función más característica, y en él se atiende a los heridos y los enfermos. Las zonas destinadas a los alumbramientos siempre se mantienen aisladas (pero cerca) del hospital, ya que las complicaciones que surgen durante el parto suelen requerir de atención médica. Tan sólo hay manicomios en los templos lo bastante grandes como para dedicarles una zona independiente propia, o bien en santuarios especializados en la reclusión y el cuidado de los dementes.

Muchos templos shallyanos tienen un orfanato en el que educan niños (sobre todo niñas) como sirvientes del culto. Pero incluso entre las pupilas del templo hay algunas que no muestran las aptitudes necesarias para servir a la Dama Sollozante, y en su lugar se entregan en matrimonio a mercaderes adinerados a cambio de considerables donativos. Las huérfanas shallyanas tienen reputación de ser esposas sumisas y solícitas, así como madres devotas.

Los templos también reparten comida y a veces ropa entre los pobres. Muy pocos lo hacen en el propio templo; los pobres que tienen energías suficientes para acudir al templo no son los más necesitados de comida. En vez de ello, las iniciadas y las sacerdotisas de menor rango son enviadas a repartir pan. El clero ve con muy buenos ojos a los guerreros grandes y temibles que se ofrecen “para ayudarles a llevar la comida”.

Sacerdotes ShallyanosEditar

La abrumadora mayoría de los clérigos de Shallya son mujeres; la mayoría de los viejomundanos se resisten a creer que un hombre pueda ser sacerdote de la diosa. Aun así, la diosa sí acepta hombres en su clero; están relativamente bien representados en los sacerdotes itinerantes.

Los sacerdotes jóvenes de Shallya casi siempre son errantes, pues las máximas representantes de los templos suelen ser reacias a colocar muchachos de buen ver en entornos con una amplia mayoría de mujeres jóvenes e impresionables. Los sacerdotes errantes son aceptados en los templos durante breves periodos de tiempo, pero siempre se marchan antes de llegar a romper ningún corazón. Las leyendas del culto hablan de sacerdotes que se sirvieron de sus encantos para aprovecharse de las sacerdotisas, y que fueron devorados por Slaanesh como castigo. Las versiones no autorizadas de estas leyendas son bastante más explícitas en lo tocante a los detalles sobre el abuso y el posterior castigo, y pese a estar prohibidas, son novelas muy populares. Cuando los sacerdotes se vuelven viejos y pierden el atractivo, a menudo se les permite establecerse indefinidamente en un templo.

Amigos y enemigosEditar

El culto de Shallya se muestra amistoso con la mayoría de las demás religiones del Viejo Mundo, aunque no se relaciona mucho con el belicoso culto de Ulric, Hay fricciones ocasionales entre el culto de Shallya y el de Ranald. que, de acuerdo con la leyenda, alcanzó la condición divina engañando a Shallya para que le diese el don de la inmortalidad bebiendo de un frasquito de sus lagrimas.

El de Shallya es un culto pacífico, y no toma medidas activas con¬tra los cultos enemigos, aunque intentará detener a los seguidores de Nurgle allí donde se encuentren.

El Señor de las MoscasEditar

Todas las shallyanas coinciden en que el Señor de las Moscas es la más abyecta mácula, y todas se regocijarían si alguna vez lograsen destruirlo. Sin embargo, hay una gran diversidad de opiniones en lo relativo a qué hacer con los servidores de este oscuro dios. Una pequeña minoría cree que incluso ellos merecen misericordia, afirmando que sufren al menos tanto como sus víctimas. Otra minoría, igualmente reducida, es partidaria de buscar y destruir sus sectas; estas feligresas acaban trasladándose a cultos más marciales, especialmente al de Myrmidia.

El cuerpo principal del culto se debate entre limitarse a atender a las víctimas de las plagas e intentar detenerlas en su origen. Casi todas las shallyanas se muestran partidarias de lo primero, hasta que el Dios de las Plagas visita su región. Entonces cambian de opinión y declaran que la plaga debe detenerse de raíz, pero llegado ese momento están demasiado ocupadas atendiendo a las víctimas como para actuar en consecuencia.

FaccionesEditar

No existen facciones formales en la Orden del Corazón Sangrante, como tampoco hay desacuerdos manifiestos sobre su doctrina. Cada uno de sus seguidores hace hincapié en diversos aspectos de la fe shallyana, y ello da lugar a vigorosas disputas dentro de los templos. Sin embargo, estas discusiones suelen darse en privado; el culto presenta una imagen extraordinariamente unida.

Órdenes ShallyanasEditar

Órdenes sagradasEditar

Los sacerdotes de Shallya son la única orden sagrada del culto, que carece de templarios pues depende de la protección de otros. Los sacerdotes se conocen simplemente por la orden del Corazón Sangrante y suelen ser reclutados de entre huérfanos que han sido abandonados en los templos de Shallya, niños cuyas madres murieron en el parto, y demás víctimas trágica.

Una opinión muy extendida entre los sacerdotes shallyanos es que sólo una persona criada por otros sacerdotes de Shallya puede poseer la devoción necesaria para permanecer en el culto.

Órdenes MenoresEditar

El culto de Shallya carece de órdenes menores formales, así como tampoco posee facciones. Sin embargo, su tendencia natural a la especialización hace que existan varios grupos reconocidos dentro del culto. Los más notables son las sanadoras y las parteras, pero se trata de una categoría demasiado amplia como para tener una identidad colectiva; simplemente se consideran “shallyanas típicas”, incluso a sí mismas.

Las sacerdotisas que cuidan de los locos sí perciben una cierta afinidad, y no dudan en aprovecharse de las circunstancias para conocer y hablar con alguien que, estando cuerdo, comprenda cómo es la vida con los lunáticos. Sin embargo, estas oportunidades no se dan muy a menudo.

Las sacerdotisas errantes sí tienen más oportunidades para reunirse, y además comparten un estilo de vida que las diferencia del cuerpo principal del culto. En los últimos años, algunas de estas sacerdotisas han comentado la posibilidad de pedirle a la matriarca que las reconozca como orden formal del culto. El principal motivo de que esta idea no haya prosperado es que muy pocas sacerdotisas errantes creen que las cosas cambiaran demasiado.

Sectas Fanáticas ShallyanasEditar

Las sectas que se describen a continuación reflejan los extremos a los que pueden llegar quienes respaldan los intereses de Shallya.

Las Veladoras de PlagasEditar

Las Veladoras de Plagas creen que el principal deber de una shallyana es proteger a tantas personas como puedan de las plagas y pestilencias que asolan el Viejo Mundo. En lugar de atender a las víctimas, su propósito es impedir que las plagas se propaguen e infecten a la gente. Su meta es muy loable; son sus métodos lo que las convierte en fanáticas.

La única forma de detener una plaga consiste en destruir el origen de la infección. Ello puede implicar la ejecución de un contagiado, para luego quemar su cadáver y hervir las cenizas. También podría ser necesario arrasar un sector entero de una ciudad, incendiándolo con sus habitantes aún en sus casas. Las Veladoras admiten que estas medidas no son agradables, pero creen que están justificadas por el bien común.

Dado que matan gente, huelga decir que la mayoría de los miembros del culto de Shallya las considera muy peligrosas, por no decir algo peor. Las sacerdotisas shallyanas que se unen al culto casi siempre tienen dificultades para lanzar hechizos porque incumplen continuamente los preceptos centrales de su religión. Las Veladoras de Plagas lo ven como una prueba que les ha impuesto su deidad para comprobar la fortaleza de su fe.

Pese a ser fanáticas violentas, las Veladoras creen de veras que sus actos salvan vidas. Por eso no matan a la mínima sospecha de infección; todos los grupos de Veladoras contienen al menos una experta en diagnosis. Aunque sus habilidades no siempre son todo lo buenas que cabría desear, las Veladoras de Plagas sólo ejecutan a una persona si están completamente seguras de que ha contraído la enfermedad. También se cuentan entre las enemigas más implacables del Señor de las Moscas, y cuando descubren indicios de la existencia de uno de sus sectarios, ignoran todos los demás planes para concentrarse en eliminar la peor de las amenazas.

Irónicamente, es bastante probable que las Veladoras de Plagas hayan salvado miles de vidas más de las que han segado. Aunque se trata de una organización clandestina, su existencia es bien conocida para los más instruidos, y constituyen un ejemplo muy recurrente para los sacerdotes de Verena que discuten dilemas éticos.

Los Corazones AfligidosEditar

La doctrina shallyana enseña a sospechar del placer personal en un mundo tan lleno de sufrimiento. Los Corazones Afligidos llevan este recelo al extremo. Veneran a Karin la Pura, una clériga shallyana que vivió en Nuln hace poco más de doscientos años que creía que las sacerdotisas de Shallya debían purificarse de la mácula del placer y la lujuria antes de poder atender adecuadamente a los afligidos. Afirmaba que hacerlo sin haber sido purificada era una blasfemia.

Cuando Karin fue expulsada del culto tras acusar a toda la jerarquía de blasfemar contra Shallya, sus seguidoras permanecieron en los templos oficiales y conservaron sus puestos moderando los preceptos que imponían a las demás. Esto también les concedió más tiempo para mortificarse a sí mismas. Comían lo mínimo imprescindible, apenas dormían y no se protegían de los elementos; así era la vida de un Corazón Afligido. La mayoría creían que autolesionarse deliberadamente era una afronta a Shallya, por lo que en su lugar llevaban a cabo tareas duras y peligrosas, como acarrear pesadas piedras a la cima de los templos para luego volver a bajar con ellas a cuestas.

Los Corazones Afligidos no hacen nada por aliviar el dolor ajeno, pues siguen la creencia de Karin de que sería una blasfemia hacerlo sin haberse purificado previamente. Algunas de sus miembros ven visiones que tornan por señales de la diosa para indicarles que ya están purificadas; estas son las únicas que ayudan a los demás. Aunque la proporción de milagreras no es muy alta entre estas sacerdotisas, sí es más elevada que la de cualquier otro culto. Otras, sin embargo, jamás se sienten lo bastante puras; es por ello que la jerarquía del culto trata de suprimir este tipo de creencias. La Diosa de la Misericordia, sin embargo, no puede tolerar que se tomen medidas severas contra simples creyentes descarriadas.

Los Corazones Afligidos no son una secta, pues carecen de organización interna, y sus interpretaciones de la doctrina de Karin pueden variar en gran medida. De hecho, este tipo de creencias han estado presentes en la religión shallyana desde hace siglos, y la visión particular de Karin tiene muy poca presencia fuera del Imperio.

TemplosEditar

El más famoso templo de Shallya está en Couronne, construido sobre uno de los manantiales por los que es famosa la ciudad. Es un destino popular entre los peregrinos, especialmente entre los enfermos más graves.

Hay un templo o santuario dedicado a Shallya en todas las ciudades, pueblos y aldeas del Viejo Mundo; cada uno de ellos, en teoría, debe rendir tributo al templo más cercano, los cuales a su vez se lo rinden a los templos centrales de las capitales de cada nación. Los sumos sacerdotes y sacerdotisas de dichas capitales, junto a la suma sacerdotisa de Couronne, forman un concilio que es la autoridad suprema del culto de Shallya. Este concilio se reúne en Couronne una vez cada seis años.

El mayor templo de Shallya de todo el Imperio se halla en Altdorf: es una magnífica casa de curación construida con mármol blanco y embellecida con ricos tapices de tela blanca bordados en oro, El templo de Altdorf se encarga de cuidar de la salud del mismísimo Emperador. Este enorme edificio, en cuyo interior nacen tantos bebés, se halla tan sólo a veinte pasos del jardín de Morr en el que se entierra a los muertos. Cada vez que alguien se queja de lo dura que es la vida, la típica respuesta en Altdorf es encogerse de hombros y decir “lo único que sacas de ella son veinte pasos”.

Al sureste del Imperio, más allá del Paso del Fuego Negro, se halla Heiligerberg, la montaña sagrada de Shallya. Se dice que hace dos mil años la diosa en persona se apareció en la cima de la montaña a la jovencísima sacerdotisa Pergunda, quien poco después comenzó a realizar curaciones milagrosas. Desde entonces puede verse una abadía en el lugar, que ha estado ahí durante incontables generaciones. Hasta hace poco era el hogar de la madre Elsbeth, una gran sanadora y heredera espiritual de Pergunda. Miles de personas se han aventurado a través del Paso del Fuego Negro para poder verla antes de su muerte, pero de los supervivientes sólo unos pocos recibieron la curación que ansiaban antes de que Morr se la llevara.

Los templos consagrados a Shallya suelen están construidos alrededor de un patio, con el edificio principal (un gran templo con forma de auditorio) a un lado, una hilera de dos o tres capillas al otro, y una enfermería en el extremo opuesto a la entrada. En algunos casos, el otro extremo del patio está cerrado por las estancias de las sacerdotisas. Los templos más grandes pueden tener múltiples patios, en cuyo caso el edificio principal se halla tan cerca del centro como sea posible. Los santuarios son pequeñas y sencillas chozas rectangulares, generalmente hechas de piedra, con un bajorrelieve del corazón de Shallya sobre el dintel.

Las shallyanas prefieren la piedra blanca, y los interiores suelen estar decorados con colores blancos y dorados (o amarillos). La piedra es un material de construcción bastante costoso, pero la mayoría de las shallyanas huyen de la madera, por lo que sus estructuras pueden sobrevivir a un incendio y seguir ofreciendo auxilio tras haberlo extinguido. El único elemento decorativo que suelen tener en común estos templos es una fuente en el patio, que representa las lágrimas derramadas por Shallya. En algunos templos, esta fuente presenta la forma de una doncella de mármol blanco de cuyos ojos mana el agua.

Días SagradosEditar

No hay días sagrados específicos, aunque los habitantes del Viejo Mundo tienen la costumbre de ofrecer un sacrificio a Shallya cada año en el aniversario de su nacimiento.

Expresiones ShallyanasEditar

“Tiene las manos de Shallya". -es una persona muy amable

“Tiene la mirada de Shallya” -no ve más que dolor y sufrimiento en la vida

PreceptosEditar

Todos los seguidores devotos de Shallya intentan cumplir estos preceptos, aunque sólo sus sacerdotes los acatan con absoluta firmeza:

  • Evita Matar (Todas las fieles de Shallya se toman este precepto extremadamente en serio)
  • Jamás niegues la curación a quien te la suplique (si está en verdadera necesidad).
  • No impedirás nunca que el alma parta si ya ha llegado su hora.
  • Irás por la vida sin armas. Todo 1o que necesitas es un recio báculo de caminante.
  • Aborrecerás al Señor de las Moscas en rodas sus formas.
  • No malgastes energías en placeres personales

FuentesEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar