FANDOM


Skrag el Carnicero

Profeta de las Grandes Fauces

Skrag el Carnicero es el legendario Profeta de las Grandes Fauces, también conocido como "Cosechavísceras" y "Fauces que Andan". Arrastra un enorme caldero, que está sujeto a su espalda con una serie de ganchos y cadenas que producen un dolor espantoso. Allí adonde va, Skrag liquida a todos sus enemigos con gran derramamiento de sangre, demostrando una gloriosa dedicación a las Grandes Fauces. A su paso deja un rastro de cuerpos desmembrados y extremidades mutiladas que sus Gnoblars recogeentrañas van recogiendo y depositando en su gran caldero.

DescripciónEditar

Skrag, que en un tiempo fue el maestro carnicero preferido del Archidéspota Bron Masticarrocas, cayó en desgracia cuando cocinó y sirvió por accidente el Gnoblar preferido del archidéspota durante una cuchipanda padre. El archidéspota, que tenía un renombrado mal genio, se enfureció de lo lindo y amputó allí mismo las dos manos del Maestro Carnicero para acto seguido devorarlas, mientras era aclamado por la turba de Ogros borrachos que habían acudido a la cuchipanda. Tras aquello, desterró a Skrag a las cavernas inferiores de la montaña y como castigo final, Masticarrocas ordenó que el gran caldero de Skrag fuera permanentemente sujeto a su espalda mediante una serie de cadenas y ganchos que se clavasen profundamente en su carne. Así el Maestro Carnicero se vio obligado a abandonar el festín humillado, abatido y mutilado.

Skrag fue arrojado a las temidas cavernas inferiores y la salida fue sellada tras él mediante una gigantesca roca. Lejos de dejarse dominar por la desesperación. Skrag se incrustó sus utensilios de matarife en los muñones para tener una manera de defenderse. Terriblemente ensangrentado y lleno de moretones, el Ogro avanzó a trompicones, internándose aún más en las profundidades de aquel lóbrego laberinto arrastrando tras de sí el caldero hasta que, en la más insondable oscuridad, se topó de frente con un grupo de gargantúas. Skrag comenzó a repartir cuchilladas a diestro y siniestro y consiguió abatir a innumerables asaltantes. Al final, se encontró cara a cara con criatura particularmente grotesca y enorme, que al parecer lideraba al resto de gargantúas. Skrag desgarró la garganta de aquel ser con sus propios dientes, y de inmediato el resto de gargantúas cesaron el ataque y se alejaron de Skrag sin darle la espalda, aceptándole como uno de los suyos.

Empujado por una serie de visiones en las que se vengaba de forma sangrienta de lo que le habían hecho los miembros de su tribu, Skrag dirigió a las gargantúas hasta la falda de la montaña, y se internó en la cueva de Masticarrocas en mitad de la noche. Emergiendo de pronto en una furiosa carga, Skrag y sus gargantúas aniquilaron a todos los ogros allí presentes y se dieron con ellos un festín en honor a las Grandes Fauces. El propio Masticarrocas fue hervido en el caldero de Skrag como ofrenda al dios de los Ogros. Mientras el Maestro Carnicero llevaba a cabo este ritual, notó que sus heridas cicatrizaban al tiempo que una poderosa energía invadía su cuerpo.

Después de esta hazaña en la que devoró a sus enemigos, Skrag es tratado con miedo y respeto incluso por el más terrible de los Déspotas, quienes le ven como la encarnación misma de las Grandes Fauces. Las Gargantúas son sus guardianes vitalicios; le acompañan como sombras allí donde va y le reverencian como su salvador, pues saben que, si siguen de cerca el familiar aroma que desprende, tendrán garantizada carne fresca para apagar su insaciable apetito. Cada vez que Skrag llena su caldero con carne roja, obtiene como recompensa toda una serie de grandes poderes, gracias a los cuales resulta casi imparable en combate y es capaz de resistir hasta las peores heridas. Únicamente cuando termine la lucha y no quede nadie más a quien liquidar, dichos poderes desaparecerán y las cadenas que le atan al caldero se aflojarán. No obstante, al cabo de pocos días, volverá a tener visiones que le exigirán que sacie el apetito de su dios, razón por la que Skrag irá en busca de otra batalla.

Objetos mágicosEditar

  • Caldero de las Grandes Fauces: El caldero de Skrag se ha convertido en una herramienta con la que el antiguo Maestro Carnicero realiza ofrendas a su voraz dios.

Cambios de trasfondoEditar

En ediciones antíguas de Warhammer ya existía un personaje llamado Skrag el Carnicero, aunque completamente diferente al actual, por lo que es probable el personaje de Skrag no fue creado con el libro de los Reinos Ogros sino que es un personaje reaprovechado y con un transfondo completamente nuevo

MiniaturasEditar

FuenteEditar

  • Ejército Warhammer: Reinos Ogros (6ª Edición).
  • Ejército Warhammer: Reinos Ogros (8ª Edición).