Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Sotek

5.494páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Glifo Sotek.jpg

El Dios Serpiente, el Sediento de Sangre, la Lengua Bífida

Sotek es la deidad preeminente de los Hombres Lagarto y así ha sido desde el año 100, cuando finalizó la guerra contra los repugnantes Skavens que llevaban disputando durante milenios. Sotek es básicamente el dios hombre lagarto de la venganza, una deidad que representa la furia justiciera de esta raza en contra de los invasores que pretenden penetrar en sus tierras. Sotek es cruel y requiere sacrificios, por lo que los Hombres Lagarto se los ofrecen a diario con ofrendas de sangre.

CultoEditar

Sotek es adorado en todo el Imperio de los Hombres Lagarto. En Itza se encuentra la mayor pirámide en su honor. Su culto también es muy fuerte en las ciudades templo de las Tierras del Sur, debido a la proximidad de la amenaza skaven. En la casi totalidad de las ciudades templo tienen algún pirámide o recinto de adoración a Sotek. Las pirámides son de reciente creación, ya que todas ellas fueron levantadas durante la Ascensión de Sotek. En estos templos es común que exista un foso muy profundo, que contiene una serpiente enorme o cientos de ellas de diversos tamaños. Aunque todas las serpientes son sagradas para Sotek, cuanto más grande y anciana sea una serpiente, más sagrada es.

Sotek es honrado e invocado arrojando a los enemigos de los hombres lagarto al foso, para que sirvan de alimento a las serpientes. Este destino es el más usual para los enemigos capturados. Aunque todos los sacrificios son válidos para Sotek, el Dios Serpiente siente especial predilección por los Skavens, ya que su carne es la que más le gusta, de modo que los sacrificios de prisioneros skavens se consideran el mayor honor que sus iniciados pueden rendir a su dios. Es a Sotek a quien los Hombres lagarto invocan cuando van a la guerra contra los sirvientes del Caos, y cada ciudad templo tiene una gran pirámide templo dedicada a Sotek. Tras una gran victoria, las ciudades templo resuenan con los cánticos de los guerreros y el sonido de las espadas de sacrificio al golpear los altares de piedra después de decapitar a algún cautivo. En el cénit de estas ceremonias, la sangre de los siervos del Caos baja desbordándose por los escalones de la pirámide, para fundirse abajo con las aguas de los grandes ríos.

El origen del CultoEditar

El culto al Dios Serpiente se originó durante la guerra contra los Skavens del Clan Pestilens. Este conflicto duró una era y los hechos y acontecimientos que ocurrieron en ella son objeto de mucha leyenda y habladurías.

Tradicionalmente, los dioses de los Hombres Lagarto eran, y siguen siendo, los Ancestrales: Tlaxcotl, Chotec, Quatl, Huanchi y muchos otros. Sotek no estaba entre los dioses a los que los Hombres Lagarto, y su única mención era en las tablillas de Chaqua, donde se mencionaba la llegada de los Skavens y la propagación de sus plagas por Lustria, que desembocaría en la llegada del Dios Serpiente, precedido por un cometa de dos colas en el cielo, que con su poder expulsaría a los engendros ratas y devoraría a su maligno dios, pero para facilitar su llegada, Sotek necesitaba sacrificios de sangre para darle fuerza.

Se rumorea que Tehenhauin, el Profeta de Sotek, ofreció un gran número de esclavos Skavens. Sus seguidores masacraron a una gran cantidad de hombres rata en un ritual tan potente que, incluso el cometa de dos colas que había dominado el cielo durante mucho tiempo destelló encima de sus cabezas, presagiando la llegada de Sotek al mundo.

Finalmente Sotek pudo ser invocado y sus huestes sagradas logaron expulsar a los Skavens del continente. El culto de este nuevo dios se extendió por todo el imperio, siendo especialmente popular entre los eslizones. Tras arduas deliberaciones, los Slann ordenadon levantar templos en honor al Dios Serpiente. Ahora Sotek es el gran dios de los Hombres Lagarto, hasta el punto de llegar a eclipsar a los Ancestrales.

Ver más: El advenimiento de Sotek

¿Es Sotek un Ancestral?Editar

Desde aquella época, Sotek se ha convertido en el representante de la liberación de los Hombres Lagarto de las criaturas que se han alejado del Gran Plan. Con todo, existe una cuestión que preocupa a los pocos entendidos que tienen ciertos conocimientos de las divinidades de los Hombres Lagarto. Tan solo los magos sacerdotes de Chaqua conocían a Sotek, aunque no lo veneraban directamente, sino que se limitaban a esperar el momento de su llegada. Cuando se produjo la manifestación de Sotek, fueron los eslizones los que primero lo reconocieron como dios, ya que a los magos sacerdote les llevó cierto tiempo meditar el asunto. Este aspecto tan confuso ha llevado a muchos estudiosos a preguntarse la naturaleza de Sotek. ¿Es el Dios Serpiente un Ancestral? Y, de ser así, ¿por qué no se le rindió culto o ni siquiera se le reconoció durante milenios? Hay quien postula que esta última adición al panteón divino de los Hombres Lagarto se trata de algo totalmente diferente, quizás una manifestación de la rabia y del resentimiento de los Hombres Lagarto contra las acciones de aquellos que pretenden invadir y saquear su reino.


SimbologíaEditar

Sotek se representa como una gran serpiente que devora a los enemigos de los Hombres Lagarto y los digiere durante milenios en su enorme tripa. El color representativo de Sotek es el rojo sangre, que es de lo más apropiado para representar a un Ancestral tan sanguinario como él. El cometa de doble cola en los cielos es uno de los símbolos de Sotek, ya que representa su lengua bífida, además que fue un cometa de dos colas quien advirtió la llegada del Dios serpiente. No es de extrañar que, cada vez que el cometa aparezca en el cielo, coincida con un gran desove de hombres lagarto portando las marcas de Sotek.

El Debido SacrificioEditar

Desde la llegada del Dios Serpiente, los Hombres Lagarto no han parado de combatir contra los Skavens. Aunque los ejércitos de ratas fueron expulsados de Lustria hace mucho tiempo, aún quedan pequeñas cantidades que infestan los pantanos y merodean por los fríos y húmedos túneles que hay bajo los templos abandonados. Las patrullas de Hombres Lagarto buscan a estos intrusos y, cuando es posible, los capturan y los llevan a una de las grandes ciudades templo. Aquí, los hombres rata se inhuman en grandes fosas, cada una de ellas repleta de retorcidas y chillonas alimañas llenas de mugre.

En el momento designado por el ciclo lunar estos captivos se drogan con gases soporíferos potentes y se llevan a las apestosas fosas. Uno a uno, se van llevando a lo alto de la Gran Pirámide de la ciudad y se presentan frente al chamán eslizón. Este Invoca los nombres de los Ancestrales ofreciendo el inminente sacrificio igual que los Ancestrales se sacrificaron para salvar al mundo de la gran catástrofe. Entonces, se procede a sacrificar a los Skavens. El sacrificio varía dependiendo del Ancestral al que esta dedicada la pirámide templo. La mayoría están dedicadas a Sotek, por lo que el prisionero se lanza a un pozo profundo, en el fondo del cual habitan miles de víboras o una de las poderosas serpientes enrolladas. Otras ofrendas toman forma de ardiente ritual, en el que se aboga o se desangra a los Skavens capturados.

A veces, se llega a capturar a un poderoso caudillo skaven. La ceremonia de ofrenda a los Ancestrales de estos captivos es de gran importancia y es habitual que la mayor parte de la población de la ciudad templo se reúna para ser testigo de este sacrificio. La ceremonia se oficia por el chamán eslizón más viejo y, frecuentemente, el golpe mortal lo asesta un líder saurio. Según los archivos históricos, Kroq-Gar fue quien realizó más ofrendas de este tipo, ya que sacrificó a más de mil caudillos skaven desde el amanecer de la época del Dios Serpiente Sotek.

Hueste SagradaEditar

Los hombres lagarto bendecidos por Sotek se caracterizan por la coloración de sus escamas, que presentan un rojo sangre muy vivo. Los bendecidos por Sotek están imbuidos en la ira y la sed de sangre de su deidad y muestran una tendencia mayor que sus congéneres a la batalla y a la agresividad. Los Chamanes bendecidos presentan gran dominio del saber de las Bestias.

La ocasión más significativa y, de hecho, la primera vez que una Hueste Sagrada de Sotek ha ido a la guerra, fue tras la caída de la gran ciudad templo de Chaqua a manos del Clan Pestilens de los Skavens. Los únicos supervivientes de las plagas virulentas y terribles que propagaron los monjes de plaga fueron un desove de eslizones de cresta roja liderados por el único que iba a anunciar la llegada del Dios Serpiente por todo el imperio de los Hombres Lagarto, Tehenhauin, el Profeta de Sotek. Se dice que estos eslizones eran excepcionalmente fuertes para su raza y tenían una constitución capaz de resistir las horribles enfermedades de los hombres rata. Los eslizones de cresta roja partieron de las ruinas de Chaqua y proclamaron el advenimiento del Dios Serpiente con multitud de batallas contra el Clan Pestilens y reuniendo más eslizones consigo hasta que llegaron a formar un enorme ejército. Tehenhauin condujo a los Hombres Lagarto a través de una larga guerra que duró varios siglos y en la que participaron un sinfín de desoves de crestas rojas, hasta que finalmente derrotó al Clan Pestilens, ofreció miles de sacrificios y comportó la manifestación de Sotek.

FuentesEditar

  • Libro de Ejercito Hombres Lagarto 6ª Edición
  • Libro de Ejercito Hombres Lagarto 7ª Edición
  • Campaña: Lustria

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar