Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Stirland

5.488páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bandera Stirland.png
  • Nombre oficial: Gran Condado de Stirland.
  • Gobernante: Conde Elector Alberich Haupt-Anderssen. Gran Príncipe de Stirland, Príncipe de Wurtbad, Señor Supremo de Sylvania.
  • Gobierno: Feudal, con un consejo asesor formado por nobles.
  • Pueblos con fueros propios: Flensburgo, Schramleben.
  • Principales exportaciones: Artículos de lana, vino, pescado en salazón, artículos de madera.

La Región.Editar

Limitada al este por las Montañas del Fin del Mundo y al norte, oeste y sur por los ríos Stir, Aver y Reik, Stirland es una escarpada provincia de tierras altas y mixtas. Su fama de lugar atrasado y rural es en gran parte inmerecida, pues tiene varios pueblos de considerable tamaño y comercia activamente con los Enanos de Zhufbar. A pesar de ello es un lugar alejado de los centros de poder, y la presencia del temible territorio de Sylvania hace que la gente piense lo peor de Stirland.

La zona septentrional junto a las orillas del Stir está cubierta por los últimos confines del Gran Bosque. Hacia el este, más allá de Siegfriedhof, el bosque clarea y se disuelve en arboledas diferentes, los temidos bosques Hambriento y Lúgubre, lugares de terrible reputación. Pasando el Bosque Lúgubre, las sombrías aldeas señalan el principio del Pantano de Hel Fenn, en el que las fuerzas imperiales destruyeron al ejército de Mannfred von Carstein, uno de los Condes Vampiro de Sylvania.

El Oeste está dominado por Stirhügel, la zona montañosa que fuera hogar de la tribu estirígena miles de años atrás. La Vieja Carretera de los Enanos y la carretera de Nuln atraviesan sus colinas, que albergan en su mayoría aldeas de pastores que comercian en los mercados de Flensburgo y Wörden. Sin embargo, ocultas entre sus serpenteantes caminos y valles brumosos se hallan las tumbas de los antiguos jefes estirígenos. Estas criptas, excavadas en las estribaciones o construidas como túmulos cubiertos de hierba, datan de tiempos anteriores al Imperio. Sus constructores ocultaron bien sus entradas, aunque a veces alguna es revelada por la lluvia o las inundaciones. Los lugareños creen que estas tumbas están malditas: todas las aldeas parecen conocer una historia sobre alguien que ha desaparecido investigando el lugar del descanso eterno de "los viejos reyes". Aun así, buscadores de tesoros y nigromantes buscan las tumbas de los estirígenos (cada uno con sus propios motivos).

Sin embargo, es el Este de Stirland lo que tiene paralizada de terror al resto de la provincia, pues allí es donde se halla la oscura Sylvania. Desde el lúgubre pueblo de Tempelhof, en el que no ha habido clérigo local de Morr desde hace más de ochocientos años, hasta las estribaciones de las Montañas del Fin del Mundo situadas entre el Aver Negro y el Stir, la mayor parte de Stirland es un lugar terrorífico y siniestro. Se dice que los fantasmas deambulan libremente de noche por las Colinas Embrujadas, y que la espesa niebla de los bosques sylvanianos puede llegar a atrapar almas y obligarlas a vagar sin rumbo para siempre. El extremo oriental de la provincia es el más desapacible, con antiguos y oscuros castillos que descansan sobre los escarpados picos como negros buitres mirando fijamente hacia los pueblos que hay más abajo. Sylvania es un lugar del que la mayoría de los stirlandeses prefieren olvidarse, y los recaudadores de impuestos del Conde Elector sólo se atreven a entrar en ella acompañados de una numerosa guardia armada. Hasta los Enanos de Zhufbar evitan Sylvania, y prefieren tomar el camino del sur a Schramleben y luego atravesar la Asamblea para llegar a Wurtbad.

Lista de Condes Electores de Stirland conocidosEditar

Nombre Cronología Datos
Freya Poco claro, alrededor del 1 C.I. Reina de los asobornios.
Martin Holseher Poco claro, alrededor del 1460. Escribió el Liber Maleficus.
Martin Poco claro, alrededor del 2145. Derrotó a Mannfred von Carstein y se anexionó Sylvania.
Ewald Poco claro, alrededor del 2293.
Leopold Poco claro, alrededor del 2369. Emperador, abuelo de Dieter IV.
Dieter IV Poco claro, alrededor del 2429. Emperador, cayó en desgracia y fue depuesto del cargo por los Electores.
Alberich Haupt-Anderssen ? - presente Actual Conde Elector.

La GenteEditar

Los stirlandeses descienden de la antigua tribu de los asoborneos; son un pueblo de complexión baja y fornida, muy parecidos a sus vecinos ostermarkenses. De cabellos oscuros y recelosos de los forasteros, su línea de sangre es una de las menos diluidas de todo el Imperio. Algunos afirman que esto se debe a que son campesinos endógamos, pero como señala la nobleza de Stirland, hasta el más vulgar puede trazar su linaje muchas generaciones atrás.

Famosos por su superstición, los stirlandeses son muy prudentes. Como tienen fama de campestres y atrasados, el resto del Imperio suele burlarse de la parsimonia de su ritmo de vida y de su lenguaje. Por su parte, los habitantes de Stirland están muy orgullosos de su conservación de las viejas costumbres, y de su "perspectiva a la larga" de la vida. Sus mejores cualidades son su tranquilidad, su reflexión y su paciencia a la hora de hacer las cosas. Les gustan las historias largas y picantes; por eso la taberna local suele ser el núcleo de toda comunidad stirlandesa. La gente se reúne en ellas para oír sus historias favoritas, los cotilleos locales, y de vez en cuando alguna noticia sobre el mundo exterior. Las carreras también son una actividad predilecta en Stirland, aunque no al estilo tradicional como el resto del Imperio; nada de carreras a pie ni a caballo. Como la mayoría de las comunidades se centran en tierras de labranza, normalmente las carreras que se organizan a nivel local son de gansos, vacas, cerdos y perros cazarratas. Por lo general se celebran en día de mercado o en alguna festividad, y a menudo el animal que gana se premia con "galones e indulto" (lo cual significa que nunca acabará en la mesa).

Los peores defectos de los stirlandeses son su hermetismo, su desconfianza y su estrecha de miras hacia forasteros, Elfos y costumbres modernas. Sin embargo, los stirlandeses consideran que simplemente están conservando la tradición: "si funciona desde el pasado, no tiene sentido cambiarla ahora", como les gusta decir a ellos. Les resulta difícil hacer amigos (a menudo tardan varios años en aceptar a un recién llegado a su comunidad). La mayor parte del Imperio les considera unos salvajes simplemente por su costumbre de beber la cerveza caliente. En todas las tabernas de Stirland hay un atizador de hierro colocado junto a la chimenea. Los viajeros helados y los viejos borrachos meten el atizador entre las brasas mientras esperan que les sirvan la bebida, y luego lo introducen en sus picheles, calentando la bebida y produciendo una nube de vapor de alcohol. Tienen muchas otras costumbres extravagantes, como por ejemplo que cuando se acercan forasteros a una aldea de Stirhügel los niños les arrojan cagarrutas de cerdo, pues se cree que así se expulsa a los malos espíritus. Creen que si una persona es alcanzada con uno de estos "proyectiles" de excremento quedará especialmente protegido. En las aldeas próximas a Sylvania, las casas y ventanas están cubiertas por ristras de ajo local de una variedad especialmente acre como protección contra lo que eufemísticamente denominan "los hombres del Conde". Cuando desaparece alguien, los lugareños echan la culpa a una ristra de ajos demasiado viejos, y no a que la creencia popular sea errónea.

Los stirlandeses que viven en la parte central de la provincia son famosos por su aversión a los halflings, pues todavía están ofendidos por la decisión de hace mil quinientos años que les privó de sus mejores tierras de cultivo para entregárselas a "los bajitos". Aunque este resentimiento casi nunca desemboca en violencia, la creencia de que los halflings son todos ladrones es más fuerte aquí que en ninguna otra parte del Imperio. En Wörden existe la tradición de, al celebrar el cumpleaños de un niño, fabricar un hombre de paja del tamaño de un halfling y rellenarlos con dulces y caramelos que ha "robado" a los niños. Luego se cuelga de una rama y los niños, con vendas en los ojos, lo golpean con varas hasta que lo revientan y "les devuelve" los caramelos. Los lugareños niegan que alguna vez los borrachos hayan colgado a un halfling de verdad.

La gente de Sylvania es bastante seria, casi nunca se ríe y no le gusta hablar con forasteros. El cerrojo de las puertas está siempre echado y cada vez que sucede algo inquietante la gente hace signos para protegerse contra el mal de ojo. También son fatalistas y creen que la vida les depara un destino lúgubre. Tan resignados están a su "destino" que muy pocos sylvanianos salen de su provincia (para alivio de sus vecinos).

Los visitantes suelen tener problemas para entender el rústico acento y el ritmo tan lento con que hablan los stirlandeses, pues repiten las preguntas a menudo y suelen meditar largo tiempo antes de responder. Los actores suelen utilizar una variante del acento stirlandés para representar a un personaje lerdo o campestre en sus obras.

Expresiones de StirlandEditar

  • "Es una ronada": Es algo malo.
  • "El camino a Drakenhof está oscuro": Está a punto de suceder algo malo.
  • "Si te acuestas con ratas parirás a un halfling": Si frecuentas malas compañías te pasarán cosas malas.
  • "Donde hay estiércol hay halflings": Las cosas sospechosas suelen tener un fundamento.

Lugares de InterésEditar

Uniforme y HeráldicaEditar

Stirland es una provincia pobre con rústicas costumbres que a menudo son objeto de chanzas por parte de los extranjeros. La mayor parte de sus soldados suelen estar equipados con armas (sobre todo con arcos largos) y armaduras baratas y sencillas, y sus uniformes, si es que se los puede llamar así, son rústicos. Muchos de sus regimientos visten los colores verde y amarillo, a menudo testimonialmente, ya que sus ropajes suelen estar muy rotos y remendados. En otros casos algunos nobles de Stirland se exceden en sus esfuerzos para compensar, y equipan a sus tropas con el mismo lujo que cualquier ciudad-Estado.

El estandarte de Stirland muestra a un esqueleto tocando el cuerno de caza, representando una llamada a las armas. Este esqueleto es un símbolo habitual en estas tierras, tanto como expresión gráfica del grito de batalla de Stirland "victoria o muerte", como por ser un siniestro recordatorio de las tierras de Sylvania: un territorio destacado de Stirland, pero que en realidad se revela como un lugar peligroso y semidesierto donde los muertos jamás descansan.

Otro símbolo es el de la doncella guerrera que puede verse en el estandarte muchos regimientos de Stirland, cuya figura se remonta a la fundación del Imperio. La tribu que controlaba las tierras junto al Stir en la época de Sigmar no estaba gobernada por un caudillo, sino por una reina guerrera muy feroz cuyo nombre hace mucho tiempo que se perdió en el olvido. Aunque murió en el Paso del Fuego Negro y fue su hijo quien adoptó el título de Conde Elector cuando se fundó el Imperio, sigue recordándose a esta aguerrida líder en las canciones antiguas y en los estandartes de la provincia.

FuentesEditar

  • Libro "Uniformes y Heráldica: El Imperio".
  • Warhammer Fantasy JdR: Herederos de Sigmar (2ª Ed. Rol)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar