FANDOM


Tahúr 2ª edición
"No son los que siempre ganan a los que debes temer ... sino a los que siempre parecen perder."
Tahúr anónimo

Muchos habitantes del Viejo Mundo buscan formas fáciles de ganar dinero: los Tahúres intentan usar sus habilidades para ganarlo a costa de otros, prescindiendo del duro trabajo de las clases bajas y medias. Después de todo, ¿para qué esforzarse por tan pocas compensaciones cuando se puede ganar la paga de un mes con una mano bien jugada? Los tahúres se valen de su habilidad en el juego para sacar dinero a los ricos y a los poco espabilados. Frecuentan las posadas y los casinos, listos para despojar a los pánfilos de sus monedas.

A veces las cosas salen mal y los tahúres pierden grandes sumas de dinero. En estos casos lo más aconsejable suele ser la retirada inmediata y una huida veloz, antes de que los acreedores descubran que no pueden cobrar la deuda. Los tahúres suelen ser vagabundos por naturaleza: siempre están yendo de un lado a otro para evitar viejas deudas y a los malos perdedores.

Juegos de azarEditar

Tahúr

Las tabernas son un lugar predilecto del tahúr profesional. Podría unirse a un juego de piedras-boliche, lanzar matatenas por unas pocas monedas, o podría tratar de desplumar a los clientes en juegos de dados como Corazón Negro o Ojos del Demonio. La mayoría de los tahúres prefieren apostar más alto que los otros jugadores de cartas: Reina Muerta o Cinco Cuchillos son juegos populares. A veces una taberna tiene un pozo de peleas de gallos, o un patio reservado para el hostigamiento de toros, que atraen a ruidosas multitudes. Uno de los entretenimientos de una feria ambulante son los pugilistas, cuyo sangriento deporte inspira las apuestas más alocadas. Algunas ciudades tienen pozos de pelea, donde las fortunas se pueden ganar o perder con un golpe de espada.

Los establecimientos deben pagar una licencia para permitir el juego en las instalaciones, pero un tahúr reconocido puede ser invitado a una partida clandestina administrada por la fraternidad criminal. La seguridad es alta y el castigo por hacer trampa es fatal. Si la Guardia descubren el evento, los participantes se enfrentarán a semanas en la cárcel, pero las grandes apuestas implicadas resultan irresistibles para los jugadores experimentados.

El Rey de los TahúresEditar

Partida de cartas taberna

La mayor cantidad ganada en un juego de Cinco Cuchillos fue después de un concurso épico en la taberna Ladrido de Perro de Nuln, en 2511. Después de eliminar a los pelagatos en la primera hora del juego, los jugadores restantes eran Milo Speer, un tahúr de Bogenhafen, el barón Ranulf von Bildeburger, Kleber Blume, un comerciante de Averland, y el capitán Antonio Cimino, un oficial mercenario de Tilea. Un montículo de oro y joyería se amontonaba sobre la mesa.

Speer abrió con un par de Torres, una mano excelente. El Capitán Cimino lo siguió con una admirable mano de Caballeros, pero el Barón fracasó con un Troll. Blume jugó tres Emperadores, reclamando la victoria. Cuando Speer arrojó sus cartas con disgusto, el Capitán Cimino sacó su pistola y disparó al mercader. Ante los sorprendidos espectadores, tranquilamente sacó a otro emperador de la manga del muerto.

Tras retirar el cuerpo del tramposo, la partida continuó. Speer y el Capitán atacaron, esquivaron y amagaron, mientras el dinero aumentaba. Después de dos horas, sin botas y con el torso desnudo, con las orejas y los dedos despojados de anillos, Speer colocó a regañadientes el reloj de bolsillo de su padre muerto en el centro de la mesa. El Capitán entregó su insignia de regimiento. Se jugó la última mano. La multitud se quedó sin aliento cuando el Tileano sacó cuatro Calaveras: la Bendición de Morr. Solo una mano de Khaine, los Cinco Cuchillos, podría triunfar sobre eso. Cuando Speer reveló su mano, el Capitán se puso de pie, saludó y salió rápidamente de la posada. Un solo disparo de pistola siguió a su partida.

Las ganancias de Speer incluyeron más de mil coronas, innumerables reliquias familiares, los títulos de propiedad de la mansión de la familia Bilderburger y la capitanía de las Espadas Destelleante, el regimiento mercenario de Cimino. De Tahúr itinerante, Speer se convirtió en un oficial de renombre, y años más tarde fue condecorado por el Emperador por los esfuerzos de su regimiento en el Asedio de Middenheim. Milo Speer es considerado por los tahúres como una leyenda viva, la encarnación de sus sueños.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Career Compendium (2ª Ed. Rol).