Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Tanque a Vapor en combate (Relato)

5.728páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Tanque a Vapor imagen 6ª.jpg

El Ingeniero Jefe Olsen, comandante del cuarto Tanque a Vapor imperial, empujó hacia delante la palanca de presión y el vehículo aceleró lentamente. Una avería en la transmisión les había retrasado varias horas respecto al grueso del ejército imperial que debía enfrentarse a las fuerzas de los Condes Vampiro que amenazaban la frontera. Si no forzaban la marcha, todo habría acabado para cuando lo alcanzasen; y, seguramente, habría acabado mal.

Una colina de fuerte pendiente se alzaba ante la máquina de guerra. A ambos lados del camino se extendían los frondosos bosques característicos de esa zona.

- Gruver, necesito más presión -ordenó el Ingeniero Jefe. Con una nueva remesa de carbón ardiendo en sus entrañas, el tanque inició su lento ascenso.

Cuando rebasaban la zona central de la colina, el artillero Hannon dio la voz de alarma:

- Señor, algo está saliendo del bosque justo frente a nosotros.

El Comandante gritó irritado sin apartar la atención de los mandos de la máquina.

- ¿Algo? ¿Cómo que algo? -al no recibir respuesta, se giró hacia el artillero. El joven, visiblemente pálido, miraba fijamente a través de su visor. Olsen utilizó su propia aspillera y vio que un nutrido número de figuras tambaleantes se agruparan más adelante, en medio del camino.

- Hannon, fuego a discreción -el artillero disparó el cañón del tanque y abrió una sanguinolenta brecha entre las filas de los zombis. Pero la fortuna no acompañaba a Olsen y su tripulación. El mecanismo de recarga se atascó con un chasquido característico.

El comandante no dudó ni un instante antes de dar la siguiente orden:

- Bien. Les pasaremos por encima. Gruver, alimenta la caldera. Hannon, arregla ese maldito cañón.

Lentamente, el tanque avanzó hacia los zombis, que no dejaban de recibir refuerzos desde el bosque. La enorme máquina de guerra llegó hasta los No Muertos y comenzó a atravesar su formación como si se tratara de una piedra de molino.

Los zombis eran triturados bajo el peso del leviatán de acero; pero ello no impidió que algunos de ellos consiguieran subirse al vehículo y, una a una las aspilleras de este fueron obstruyéndose. La oscuridad era total en el interior del habitáculo, rota tan solo por el resplandor que escapaba de la caldera. El olor a carne muerta era asfixiante y se imponía incluso al del carbón ardiendo.

- ¿Qué vamos a hacer ahora? ¡Nos van a ahogar! -gritó Hannon.

- ¡Silencio! Y haz funcionar el cañón -ordenó el Ingeniero Jefe.

Unos segundos más tarde, una eternidad después para la tripulación del tanque, un haz de luz se abrió paso hasta el interior del vehículo. Los cuerpos de los zombis fueron desprendiéndose lentamente del fuselaje. Por fin, a pocos metros de la cima de la colina, el vehículo quedó totalmente libre.

Gruver y Hannon suspiraron aliviados y Olsen se pegó de nuevo a su visor. Al otro lado de la colina el ejército imperial aguardaba en ordenada formación al contingente de los Condes Vampiro que avanzaba hacia él como una gigantesca y silenciosa marea de muerte...

FuenteEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar