Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Terrores abismales

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Terror abisal.jpg

Los vampiros más belicosos suelen ir a la guerra sobre monturas monstruosas aladas que inspiran terror en los enemigos. Algunas son bestias enormes en forma de murciélago con mandíbulas babeantes y alas encurtida con colas en forma de serpentina que terminan en un aguijón entumecido. Otros son criaturas del Caos que llegan procedentes de las montañas, híbridas revividos de bestias depredadoras como lobos y águilas con un hambre voraz, o buitres gigantescos con cabeza de lagarto procedentes de las tierras del norte. Algunos son creaciones de pesadilla fruto de la magia oscura y con cuerpos unidos mediante el miedo y a las que se les han dado cuerpos llenos de sangre espesa y piel despellejada. El tipo más habitual de estas fieras son los Terrores Abismales, tambien denominados Pesadillas Aladas.

La creación de estos turbadores constructos tiene más que ver con la impía ciencia de quienes siguen las artes oscuras que con ningún proceso natural, y es uno de los mayores logros que puede conseguir un maestro en las artes nigrománticas. Los nigromantes y vampiros dedicadas al estudio de la Magia Oscura a menudo crean una montura personal reanimando los cadáveres de pegasos, grifos, hipogrifos o mantícoras. A menudo suelen usar partes de muchos monstruos diferentes, fusionando tendones y huesos con músculos andrajosos para crear una especie de parodia de la bestia poderosa que fue en vida y con ella atravesar los cielos turbulentos de los Desiertos del Caos.

El nigromante debe lanzar muchos y terribles hechizos para fusionar los restos de todos estos monstruos hasta formar la horripilante pesadilla que es esta criatura no muerta. Los Terrores Abismales son mucho más peligrosos que cualquier otra criatura muerta que haya sido creada. Un Nigromante con mucho talento puede moldear la carne y los huesos como si fueran arcilla para obtener una criatura aún más letal, dotándola de colmillos, dientes, pinchos y gigantescas garras malformadas. Cuando se completa el Hechizo del Despertar, la criatura se levanta dispuesta a empalar con sus afilados pinchos, sus colmillos y sus monstruosamente cortantes garras a cualquiera que se interponga en el camino de su Señor.

Los Vampiros con mayor talento, como la hermandad oculta de Necrarcas, los crean obteniendo un retorcido placer con cada uno de sus blasfemos nacimientos. Utilizan partes de gran cantidad de monstruos distintos, fundiendo huesos, músculos y tendones. Sus viles creaciones reciben el ánima cuando Morrslieb brilla en lo alto y una parte del poder de esa luna ciclópea se vuelca en la bestia, viendo como esta se encarama y se irgue en todo su monstruoso esplendor.

Algunas monturas son aún más extrañas, caso de la serpiente alada con dos cabezas como la que llevó a Frederick van Hal a la batalla contra los Skavens. Las crónicas de los Grandes Teogonistas registran que en el Asedio de Altdorf llevado a cabo por Vlad von Carstein, los vampiros tornaron el cielo montados en serpientes aladas y grifos zombis. Los von Carstein de los últimos días eran famosos por ir sobre unos monstruos con cabezas de lobo, enormes mandíbulas y alas correosas. Tenían las columnas vertebrales expuestas, con las colas rezumando todo tipo de venenos que arrancaban el calor de quienes eran infectados, y llevaban filos romos fundidos en las garras de los Terrores. En el lejano sur, las historias ancestrales de Arabia describen el carruaje negro de Arkhan, construido sobre el corazón vivo y las alas de una mantícora.

Sea cuál sea su forma, estas criaturas son poderosas y letales, e infunden miedo en los corazones de los hombres que huyen despavoridos. Un vampiro montado en el lomo de un terror abismal puede machacar regimientos y superar a los héroes enemigos más poderosos. Los Terrores Abismales vuelan a la guerra en sus alas andrajosas, permitiendo así que sus Señores No Muertos vuelen hasta el corazón del ejército enemigo.

MiniaturaEditar

  • Miniatura de sexta edición
  • Miniatura de Warmaster

FuentesEditar

  • Libro de Ejército Condes Vampiro (5º Edición)
  • Libro de Ejército Condes Vampiro (6º Edición)
  • Libro de Ejército Condes Vampiro (7º Edición)
  • Libro de Ejército Condes Vampiro (8º Edición)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar