FANDOM


Horda de Bárbaros de Melkior por Chris Trevas Caballeros del Caos

Imagen ilustrativa

Los kurgan y los hung son sólo algunos ejemplos de los pueblos salvajes que viven en los Desiertos del Caos. Existen innumerables tribus de tamaño insignificante, pero que se convierten en una fuerza formidable cuando se combinan. Entre ellas, hay algunas que cuyo nombre provocan terror incluso entre los temibles los servidores del Caos que dominan los Desiertos. Uno de estos nombres más notorios es el de los Tong.

DescripciónEditar

Según los relatos de los Kurgan, hace siglos apareció en el lejano este una gran horda de guerreros. Se abrieron paso por la región trazando un sangriento surco, destruyendo a todas las tribus que encontraron en su camino. Ni siquiera los kurgan pudieron hacerles frente. Aquellos que lo intentaron fueron completamente destruidos. Estos incursores eran los Tong, y abundaron los rumores de que eran demonios con forma humana.

El motivo de su éxito era su total y absoluto desprecio por su propio bienestar. Lucharon con tal falta de respeto por su propia seguridad que abrumaron incluso a los miembros de la tribu más salvajes. Se arrojaban sobre las lanzas y espadas de sus enemigos para abrirse camino hacia el otro lado a base de mandobles. Si se quedaban sin armas, destrozaban a sus enemigos con las manos desnudas.

Una a una, fueron abriendo brechas en las hordas de los kurgan que retrocedían ante esta masacre, hasta que, inexplicablemente, los Tong, tan rápidamente como habían aparecido, se detuvieron y regresaron por donde habían venido, desapareciendo de las tierras relativamente verdes de la estepa oriental. No se volvió a oír de ellos, y las tribus kurganas que quedaron intactas tras su paso, cayeron sobre sus ensangrentados congéneres en una serie de redadas y batallas.

Fue una gran incursión del Caos que pasó desapercibida en los registros del Imperio, los Enanos e incluso aquellos en el lejano Catai, ya que nunca atravesaron las Montañas del Fin del Mundo, sino que en lugar de eso causaron estragos entre las muchas de las errabundas tribus de hombres, orcos, goblins y otras razas que habitan en esas tierras oscuras. Ninguno recuerda el nombre del campeón que lo dirigió, pero recuerdan que a medida que la horda más grande se acercaba, veían que eran las banderas de los Tong las que la encabezaban. Algunos tribus habían escuchado historias de las depravaciones de los Tong y huyeron de ellos; otros no lo habían hecho, y en su lugar se unieron a ellos, sólo para ser segados como trigo cuando les ofrecieron sus manos. Tras la desaparición de los Tong, las tribus de las Estepas Orientales recuperaron su fuerza, y tuvo que pasar algo más de un siglo antes de que se volviera a oír de nuevo de ellos.

Mientras Asavar Kul derrotaba a sus rivales y recibía la Corona de la Dominación de manos de Be'lakor, los Tong prepararon una nueva ofensiva y marcharon una vez más desde sus lejanas tierras. Las hordas del Caos brotaron de los Desiertos del Caos e invadieron Kislev, tal y como se narra en docenas de relatos sobre la Gran Guerra contra el Caos, pero tras su paso llegaron los carroñeros del este. Afortunadamente, los Tong no llegaron a unirse al resto de las hordas, sino que se desviaron hacia el sur para masacrar a las tribus errantes de los hombres.

Durante años, la horda avanzó a través de la estepa. Buscaban las tribus guerreras más temibles, y las destruía hasta el último hombre. Cuando hubieron acabado, arrasaron numerosas huestes de hobgoblins, matando y quemando todo lo que encontraron a su paso. La horda continuó su labor de destrucción durante cinco años, buscando a las mayores tribus y destruyéndolas a todas, hasta que al final ya no había tribu en aquellas tierras que no hubiese sido vencida o hubiese huido ante ellos. Una vez satisfecha su ansia de sangre, los Tong regresaron invictos al norte, para luego desaparecer en las profundidades de los Desiertos del Caos.

Desde la Gran Guerra, los Tong jamás han vuelto a resurgir como una horda entera, sino sólo como partidas de guerra y grupos que siguen las incursiones de otros campeones. De vez en cuando aparece alguna hueste de guerra menor, que se une a la incursión ocasional, pero por suerte nunca se les ha visto en tan gran número como siglos atrás.

Estos guerreros son tan poco comunes que nadie sabe con certeza qué aspecto tienen, a excepción de que, como una de las tribus más cercanas al palpitante corazón del Caos, los pueblos Tong son uno de los más mutados y horrendos de las tribus del norte y uno de sus más indomables combatientes. A medida que la oscuridad del Norte empieza a crecer, son los primeros en unirse a las filas de las mayores incursiones y seguir siendo su núcleo central de feroces guerreros mortales.

FuentesEditar

  • Warhammer Fantasy JdR: Tomo de Corrupción (2ª Ed. Rol)
  • Black Library: Liber Chaotica

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.