Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Tormenta de Magia

6.125páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Portada Tormenta de Magia por Adrian Smith.jpg

El mundo de Warhammer es un lugar traicionero y arrasado por la guerra, cada uno de sus reinos asediados por incontables amenazas. Y aun así, existe otra fuente de peligros de tal enormidad que todas las demás palidecen en comparación. Cuando los Ocho Vientos de la Magia chocan, crean una Tormenta de Magia, un acontecimiento de tal magnitud que los hechiceros poderosos y los enormes ejércitos de todo el mundo de Warhammer marcharán durante cientos de leguas para aprovechar esta desenfrenada energía mágica.

Una tempestad nunca antes vistaEditar

Tormenta de magia 01.jpg
Mediante la manipulación de los Vientos de la Magia que soplan por todo el mundo, los hechiceros, adivinos y chamanes son capaces de producir multitud de encantamientos, hechizos, conjuros y prestidigitaciones. Sin embargo, no importa cuanta experiencia ni talento tenga el individuo en cuestión, nadie es capaz de controlar por completo las oscuras energías de la magia, pues son extremadamente caprichosas. Sus vientos pueden soplar con potencia devastadora un instante, permitiendo crear maravillas mágicas sin parangón, solo para apagarse por completo al instante siguiente, impidiendo lanzar incluso los encantamientos menos potentes. Un comportamiento tan errático es totalmente de esperar, pues la fuente de la que manan esos vientos, el lugar donde se origina todo el poder místico que baña el mundo, es el Reino del Caos, un terrible limbo en el que las pesadillas se hacen realidad y la realidad se vuelve maleable. Pocos mortales son capaces de sobrevivir o siquiera de mantenerse cuerdos tras echar el más mínimo vistazo a este gran remolino de energía mágica.

Aunque los Vientos de la Magia no suelen trasladar al mundo real más que unos rescoldos de su supremo poder, cualquier intento de controlar dichos rescoldos de magia es sumamente peligroso; un simple hechizo mal lanzado puede bastar para matar a cualquier hechicero, dejar su mente hecha añicos, o incluso rasgar el velo que separa el mundo mortal del Reino del Caos. Sin embargo, pese a estos increíbles riesgos la magia sigue siendo utilizada pues representa el poder verdadero, capaz de ayudar a los hombres de corazón noble convierte el mundo en un lugar más justo, o a que los malvados desaten la más inenarrable de las devastaciones.

Balewind Vortex by jcbarquet Vórtice.jpg

A lo largo de la historia ha habido innumerables episodios en los que los vientos de la Magia han crecido por encima de sus fluctuaciones normales, hasta convertirse en enormes tormentas o incluso huracanes de pura magia que lo han arrasado todo a su paso. Estas "inundaciones arcanas" pueden verse localizadas en un área reducida o, en los tiempos más cataclísmicos, extenderse como un rugiente maremoto por todo el mundo. La mayoría duran poco tiempo, disipándose tan rápido como se han desatado, otras en cambio permanecen durante más tiempo, avanzando en amplias espirales de trayectoria errática que sumergen las tierras en un torrente de energía y alteran el paisaje hasta dejarlo irreconocible.

Al estar compuestas por la materia del Caos, es imposible predecir exactamente cuánto durarán estas tormentas ni qué efectos tendrán. Sin embargo, una cosa si es segura; liberan tal cantidad de energía en estado puro, que suelen ser acontecimientos capaces de cambiar el curso de la historia (algo que ha ocurrido bastantes veces). Estos tumultuosos eventos atraen por igual a vastos ejércitos y a hechiceros ansiosos de poder. En las tormentas mágicas más calamitosas, naciones enteras pueden alzarse o caer y el destino del mundo entero puede llegar a pender de un hilo.

La Luna Malvada se alzaEditar

Algunas tempestades de magia son precedidas por presagios de algún tipo, como eclipses de sol o caras bestiales que aparecen sobre la superficie de una luna. A menudo, sin embargo, no hay ningún portento especial que anuncie la tormenta: los cielos azules simplemente trasladados de pronto por ominosas nubes, mientras empiezan a estallar incontables relámpagos de extraño brillo. El suelo se estremece mientras las titánicas energías de la magia se extienden por todas partes, y el velo que separa la realidad de lo inmaterial parece hacerse más y más tenue.

Muchos estudiosos sospechan que la luna malvada, Morrslieb, está directamente asociada con las tormentas mágicas, y que su proximidad crea una antinatural fuerza de tracción que altera los Vientos de la Magia de un modo incalculable para las mentes mortales. Durante dichas tormentas mágicas Morrslieb crece hasta alcanzar un tamaño imposible, llenando el horizonte con su gran cara deforme, que parece mirar con lascivia el mundo bajo ella.

En el punto más álgido de estas potentes tormentas mágicas se llega a abrir un portal al infernal Reino del Caos, de modo que todos los habitantes del mundo mortal puedan echar un breve vistazo a ese pandemonio de locura. El masivo influjo de magia que se cuela por el portal puede dotar brevemente de vida a las cosas inanimadas, haciendo que las montañas se muevan y los ríos alteren su curso, quizás haciendo que fluyan en dirección contraria a la normal, o incluso que sus aguas tomen forma humana y caminen sobre la tierra durante millas. La tormenta puede hacer que llueva sangre, que las rocas se fundan o que el crecimiento de plantas se revierta, convirtiendo en meros arbustos los altos y viejos robles del bosque de Drakwald. Monumentos antiquísimos pueden llegar a surgir del suelo o formarse de manera instantánea, para actuar como conductores de las rugientes energías que serpentean a su alrededor.

Llamando a los monstruosEditar

Cuando los vientos de la Magia soplan con fuerza, despiertan a terribles monstruos que permanecían durmientes. Las Hidras surgen de sus profundos túneles, las Mantícoras son azuzadas hasta alcanzar nuevos niveles de furia, y las Quimeras salen rápidamente de su estado de hibernación.

Todo tipo de bestias mágicas a las que no suele verse nunca aparecen de pronto, atraídas por los cantos de sirenas de la tormenta. Los hechiceros pueden utilizar las energías mágicas liberadas para dominar temporalmente a estos monstruos, sumando sus rugidos al tronar de la sobrenatural tormenta.

Los tiempos de la gran magiaEditar

Lo que sigue son una serie de breves descripciones de varias de las más cataclísmicas tempestades mágicas que jamás han asolado el mundo mortal. Las fechas para estos eventos que se utilizan son del estándar Calendario Imperial.

-5600 aprox. La Gran Catástrofe.Editar

Los portales polares, creados por los Ancestrales para viajar por las estrellas, se colapsan y se desata la mayor tormenta mágica jamás vista. El mundo entero está a punto de ser tragado por el Reino del Caos.

Con gran sacrificio, los Magos Sacerdotes Slann, los más poderosos hechiceros del mundo, lograron estabilizar el planeta, si bien no pueden detener la tormenta que lo envuelve. Muchos monstruos se ven irremisiblemente transformados por el gran influjo de Caos que se ha extendido por doquier.

-4500 al -4420: El Gran Vórtice.Editar

El mundo queda al borde de la destrucción total debido a las fuerzas Demoniacas que lo asolan. Aenarion, primer Rey Fénix, lidera a los altos elfos de Ulthuan en la defensa de su isla, ganando tiempo para que se pueda completar el lanzamiento del Gran Vórtice, un hechizo de proporciones titánicas que drena la mayoria de las tormentas mágicas del mundo y deja a los Demonios sin la fuente de energía que necesitaban para mantenerse en el mundo mortal.

-2750: Las Grandes Fauces.Editar

Un enorme cometa se estrella al oeste de Catai, su impacto destruye a la mayoría de Ogros y calcina por completo las fértiles llanuras. El flujo mágico resultante origina multitud de tormentas.

-2749 al -2723: La Secesión.Editar

Malekith, el Rey Brujo, interfiere al Gran Vórtice. Como resultado de esto, de nuevo se libera una cantidad descomunal de energía, y durante un tiempo los Demonios asolan el mundo con total impunidad.

-2199: La Batalla de la Isla Marchita.Editar

La Isla Marchita, el terrible hogar del Altar de Khaine, cambia de manos muchas veces tras la Secesión. Tantos guerreros muertos durante la climática batalla a los pies de dicho altar provoca que se descontrolen los Vientos de Magia y se desata una Tormenta de Sangre.

Ambos ejércitos llaman a terribles bestias para que les ayuden en la refriega. Así, mientras los elfos combaten en tierra entre ellos, en los cielos se desarrolla una lucha no menos encarnizada entre los nobles Dragones y las Mantícoras. Los Altos Elfos acaban por asegurarse la victoria y el control de la Isla Marchita arrojando literalmente sobre sus enemigos las colinas que forman el campo de batalla.

-1780: Los Estallidos de Morrslieb.
Editar

Luces embrujadas bañan los cielos, y meteoritos de verdes colas caen a la tierra. Una furiosa tormenta de lluvia negra se centra sobre Kavzar. Pronto, esa antaño gran ciudad queda reducida a una vasta extensión de ruinas humeantes en un creciente pantano, sus únicos supervivientes son la horda de ratas que recorre sus escombros buscando comida.

-1500: La Era de las Estrellas Locas.Editar

Una gran oleada de energía mágica se genera sobre la gigantesca Pirámide Negra de Khemri. Barre toda la tierra e incluso las estrellas de los cielos se arremolinan y cambian de posición. En Lustria, los Magos Sacerdotes Slann sienten que ha llegado el momento de hacerse con el poder absoluto.

Aprovechando el alineamiento estelar, Lord Quex lanza un poderoso hechizo que realinea los continentes y conecta de manera más firme las lineas mágicas que cruzan la tierra, y que se podrán utilizar para proteger al mundo de sucesos similares en el futuro. El súbito influjo de magia pura, por no mencionar el movimiento de las placas tectónicas, hace que la Gran Máquina de la Orden de los Videntes, en Plagaskaven, falle y explote, generando una contra-ola que libera aún más energía mágica, alterando el hechizo de Lord Quex.

Las oleadas mágicas de Lustria y Plagaskaven colisionan en las Montañas del Fin del Mundo, asolando el reino de los Enanos con gran cantidad de terremotos y desastres sobrenaturales.

-1151: El Año Negro.Editar

Tras el Gran Ritual de Nagash, el cielo se cubre de negras nubes y se ve asolado por numerosos ciclones mágicos. Hay quien asegura que la misma muerte ha cobrado forma y recorre la tierra, acechando a los vivos.

-666: Guerras de la Luna Verde.Editar

Morrslieb se mantiene a baja altura por un mes entero, y constantes oleadas de locura cubren el mundo. Los desperdigados seguidores del Caos, tanto mortales como demonios, luchan por el control de las tempestades arcanas que asolan los páramos del Norte. Ningún poder del Caos logra dominar a los demás, pero al menos finaliza el dominio de Khorne, que duraba ya 7 años. Probablemente ese era el plan de Tzeentch desde el principio.

1: Un Regalo Poderoso.Editar

Alaric el Loco, uno de los más grandes de los Herreros Rúnicos Enanos, logra capturar los últimos coletazos de una tormenta mágica. Mediante potentes runas convierte estas vastas energías en metal fundido, y con ellas empieza a forjar los Colmillos Rúnicos, las doce espadas mágicas que los Enanos regalarán al Imperio.

328: Peligro en las Tierras Oscuras.Editar

Un torbellino de magia se dirige a las Tierras Oscuras durante casi todo un año. Su fuerza desentierra ruinas legendarias, hace crecer volcanes de las llanuras cubiertas de cenizas, y esparce granizadas de Piedra Bruja. Los ejércitos de Skavens, Orcos y goblins, Ogros, Enanos del Caos y muchos otros se enfrentan numerosas veces para intentar capturar la mayor cantidad posible de toda esa energía rampante.

570: La Desaparición de Pico Kurak.Editar

Mientras excavaban en el extremo norte de las Montañas del Fin del Mundo, los Enanos desentierran un gran fragmento de lo que una vez fue el portal interdimensional que permitía a los Ancestrales viajar grandes distancias casi instantaneamente entre las estrellas y las dimensiones por igual. Aún imbuido con parte de su gran poder, el retorcido fragmento de metal se reactiva y la tormenta resultante atrae la atención de los Chamanes Goblins Nocturnos que quieren utilizar su energía arcana para sus propias causas. Las hordas de Goblins Nocturnos, acompañadas de una vasta cantidad de Garrapatos y otros monstruos de las profundidades, atacan al bastión Enano. Durante la subsiguiente batalla, la montaña entera es transportada al Reino del Caos.

No vuelve asaberse nada ni de los Enanos de Pico Kurak ni de sus enemigos, aunque hasta dia de hoy, todo aquel que viaja por la meseta de cristalino suelo negro donde estaba la montaña, es asaltado por repentinas visiones de velas siendo apagadas por un torbellino de oscuridad.

800: Altar de la Oscuridad Definitiva.Editar

El Demonio Tz´arkan lidera una impía hueste que captura el Altar de la Oscuridad Definitiva en el norte de Naggaroth. Usando el poder generado por el altar, los Demonios construyeron un puente entre el Reino del Caos y el Glaciar Hierro Congelado. Una vez logran abrir un agujero lo bastante grande en la realidad, una corriente de energía del Caos se derrama en el mundo mortal, creando un torbellino de poder arcano.

Las Grandes Hechiceras de los Elfos Oscuros someten a ejércitos enteros de monstruos, en un esfuerzo por retomar el altar. Gran número de Hidras y de Mantícoras se lanzan como punta de lanza de un asalto contra los Demonios. La guerra se extiende durante dos décadas de batallas incesantes, antes de que los Elfos Oscuros puedan por fin recuperar el control del altar y hacer cesar la tormenta.

A partir de entonces, cada año una enorme hueste de Demonios asaltan el altar en el aniversario de su ataque inicial buscando recrear el éxito de Tz´arkan y reclamar el reino de Naggaroth para si mismos.

1113: La Batalla de los Dragones de Plaga.Editar

Los Skavens intentan invadir Sylvania, crecidos por las victorias logradas tras esparcir la Plaga Negra, que ha matado a tres cuartas partes de la población del Imperio. Su nueva descarga de energías pestilentes azota de tal modo los Vientos de la Magia, que causa una cadena de tormentas mágicas por todo el Viejo Mundo. Una de ellas estalla justo cuando la horda Skaven se enfrenta al ejército de no muertos del Gran Nigromante Vanhal.

Mientras una verdadera muralla de víctimas de la plaga reanimadas contiene a los hombres rata, el Nigromante utiliza las energías de la tormenta para convocar a una horda de Dragones Zombi. Al ver descender sobre ellos a varias decenas de monstruos no-muertos, los Skavens rompen moral y echan a correr.

A dia de hoy, los Skavens aún siguen temiendo entrar en las tierras de Sylvania.

1283: Averheim Asediado.
Editar

Una tormenta negra se extiende por la ciudad imperial de Averheim. Un embudo de energía multicolor baja del cielo, mientras la ciudad es rodeada por un ejército de Hombres Lagarto que llevan enormes monturas reptilianas.

Los soldados del Imperio contienen el ataque en las murallas, hasta que la tormenta amaina. Los Hombres Lagarto abortan súbitamente su asalto y desaparecen de forma misteriosa.

1452: El Desierto de Sangre.Editar

Durante la batalla de El Haikk, el Sultán Jaffar de Arabia establece un pacto desesperado con Kairos Tejedestinos, y desata un tumulto de terror sobre el campo de batalla. En el mismo momento en que la hueste de Caballeros Noveles choca con las fuerzas del Sultán, del cielo empieza a llover sangre, y de las dunas surgen remolinos de arenas vivientes y se alzan vastos pilares demoniacos, causando estragos. Aun así, el Sultán acaba siendo derrotado cuando las legiones de demonios se retiran abruptamente.

2000: La Destrucción de Mordheim.Editar

Un cometa arrasa la ciudad imperial de Mordheim y cubre sus ruinas en una rugiente nube de magia. Una tormenta sobrenatural se mantiene activa durante años sobre el cráter resultante, y el lugar se convierte en un auténtico vergel para monstruos y demonios de todo tipo. Desde aquellos dias, Mordheim pasa a ser conocida como "la ciudad de los malditos".

2150:El Ídolo Verde.Editar

En unas ruinas de las junglas de las Tierras del Sur, una tribu de orcos zalvajes abre sin querer un portal al Reino del Caos, por el que se cuelan una oleada de Demonios dispuestos a presentar combate. En medio de la refriega, los orcos son tomados por sorpresa cuando un tercer ejército, compuesto por Hombres Lagartos y monstruos reptilianos gigantes, emerge de la jungla y se une a la batalla.

Ante la duda de cual de sus dos enemigos les gustan menos, los pieles verdes aniquilan a todo el mundo. A continuación erigen sobre las ruinas un gran ídolo a Gorko, usando los materiales que encuentran. Dicho ídolo sella la brecha al Reino del Caos, y aún sigue en pie hoy dia.

2302-2304: La Gran Guerra Contra el Caos.Editar

A las órdenes de Asavar Kul, marcha desde el helado Norte un ejército tan vasto que su mero poder abre una brecha entre los mundos. Hasta su derrota final a las puertas de Kislev, las legiones del Caos utilizarán esa herida supurante para desatar el infierno en la tierra, lanzando poderosos hechizos de destrucción, convocando hordas de demonios, y en general ayudando a que el ejército solo deje ruina y locura a su paso.

La devastación de Praag es un ejemplo de esto; la ciudad es arrasada hasta convertirse en una pesadilla infernal, con miles de víctimas fundidas literalmente con sus ruinas, mientras sus torturadas almas gritan y lloran. Brazos y piernas brotan del pavimento, y gárgolas de piedra viviente recorren las calles en busca de supervivientes.

2424: La Batalla de Tor Yvresse.Editar

Grom el Panzudo de la Montaña Nublada, el mayor caudillo Goblin de todos los tiempos, lanza una invasión a Ulthuan tras haber arrasado el Imperio.

Muchos de los Monolitos Élficos de protección que ayudan a expulsar fuera del mundo las energias mágicas son destruidos, liberando así un tifón de energía arcana. Mientras Goblins y Altos Elfos se enfrentan el la antigua ciudad élfica de Tor Yvresse, la magia que mantiene unida a la isla empieza a deslavazarse. Sin embargo, el curso de la batalla cambiará gracias a la oportuna intervención del héroe elfo Eltharion, acompañado por sus guerreros veteranos, además de Águilas Gigantes y Grifos.

Eltharion decapita al Chamán Piñoznegroz antes de que este pudise trepar por el último monolito y lanzase un gran hechizo de condenación cataclísmica.

2518: Las Nieblas de la Muerte.Editar

Una flota de Elfos Oscuros aprovecha una espesa niebla para desembarcar en Bretonia. Mientras sus incursores saquean las aldeas costeras en busca de riquezas y esclavos, un ejército de caballeros se reune para hacerles frente. La nieble extiende unos tentáculos de bruma con los que ataca a ambos ejércitos, en el mismo momento que estalla una salvaje tormenta mágica.

Los Elfos Oscuros parecen tener las de ganar, pero entonces aparece el Hada Hechicera, que lanza un poderoso hechizo para disipar la niebla y drenar los Vientos de la Magia. Apenas un puñado de Elfos Oscuros logran escapar de vuelta a sus barcos.

2522: Nubes de Tormenta.Editar

Los portentos de gloria y de condenación abundan más que nunca, y los fanáticos predican a quien quiera escucharles que el fin de los tiempos se acerca. Nubes de tormenta, de una magnitud, forma y color totalmente antinaturales, se acumulan en diversos puntos del mundo. En respuesta, numerosos ejércitos han sido puestos en alerta, preparados para reclamar el poder de cualquier tormenta mágica que estalle de pronto...

Malos augurios traen el inicio del presente año; está a punto de dar comienzo la Tormenta del Caos.

FuentesEditar

  • Libro de ejército: Demonios del Caos (8ª Edición).
  • Suplemento: Tormenta de Magia.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar