FANDOM


Victor Saltzpyre Cazador de Brujas Vermintide

Victor Saltzpyre.

"No he venido a salvaros, soy un verdugo, y os mataré tan pronto como os vea interponeros en mi camino."
Victor Saltzpyre

Jurado, juez y verdugo combinados, Victor Saltzpyre es un cazador de brujas que usará cualquier medio necesario para arrancar de raíz la herejía del corazón del Imperio. Sombrío e implacable, este siniestro hombre es miembro de la Orden del Martillo de Plata, una organización cuyos miembros buscan castigar a aquellos que se atreven a utilizar la Magia Oscura o se relacionan con los agentes de los Dioses Oscuros. Cuando ruge la batalla y los conjuros de los malignos hechiceros incendian los cielos, los cazadores de brujas son a menudo todo lo que se interpone entre un soldado del Imperio y una muerte totalmente antinatural.

La obsesión de Victor con los Skaven le ha llevado desafortunadamente a encontronazos con sus superiores, impidiéndole ser ascendido a capitán de la Orden. Además, su falta de objeciones a trabajar con otras razas le separa aún más todavía de sus compañeros, incluso si se niega a aliarse con cualquier ser maligno o demoníaco. A ojos de Victor, el fin justifica los medios, y él está dispuesto a luchar al lado de cualquiera mientras no sean enemigos evidentes de Sigmar y el Imperio.

HistoriaEditar

Victor Saltzpyre era el hijo de un dotado herrero que fue contratado por la Orden del Martillo de Plata. Mientras aprendía de su padre, un capitán de los cazadores de brujas de la Orden reconoció el potencial en bruto de Victor, y buscó el permiso de su padre para entrenarlo. Victor sobrevivió a los terribles rituales de los cazadores donde muchos otros no lo hacían, y acabó por embarcarse en una batalla de por vida contra las horribles criaturas que plagan el Imperio.

Victor Saltzpyre Cazador de Brujas Arte Conceptual Warhammer Vermintide
Veinte años después, Victor estaba cazando a la sierva de un vampiro. La chica era la hija de un influyente burgomaestre, enriquecido por la minería. Tras una meticulosa investigación, Victor descubrió a su presa en una veta de piedra bruja, en las profundidades de la mina de su padre. Cuando se preparaba para atacarla, una banda de Skavens apareció de la nada y le atacó.

Tras una larga y agotadora lucha, Victor emergió de la mina, gravemente herido pero vivo. Había perdido un ojo, pero había ganado un propósito renovado a cambio. Poco después Victor se enteró de que el burgomaestre estaba al corriente del hallazgo de piedra bruja en la mina y de que se había enriquecido enormemente gracias a ella. No contento con un solo acto de traición a su Emperador, la alimaña había estado vendiéndola tanto a los Skavens como al vampiro que controlaba a su hija. Había sido solo cuestión de tiempo que uno de los clientes intentase eliminar al otro.

Tras ahorcar al burgomaestre y a aquellos mercaderes que creyó cómplices, Victor se marchó de allí convertido en un hombre con prioridades superiores. Registró el país en busca de información sobre los Skavens, y buscó misiones en las que hubiera signos reveladores de su participación.

Nadie sabe con seguridad qué ocurrió en la mina, o por qué ese incidente cambió tan radicalmente la vida de Saltzpyre. Hasta hoy nunca ha divulgado los detalles. La confianza no es algo que los cazadores de brujas vayan regalando, pero quizás, solo quizás, un guerrero lo bastante fuerte para compartir la carga de su empresa podría conocer los secretos de Victor Saltzpyre, cazador de brujas de la Orden del Martillo de Plata.

EquipoEditar

La mayoría de veces, los cazadores de brujas prefieren enfrentarse a sus enemigos usando armas ligeras y ágiles que los hacen rápidos y letales en combate. Son maestros con las pistolas y ballestas, eliminando enemigos individuales con máxima eficiencia a distancia. Si el enemigo se acerca, el cazador de brujas pasará a usar su estoque y empezará a agujerear cuerpos con mortífera precisión. Ocasionalmente Victor utiliza también una pistola de repetición, un hacha de mano o una espada a dos manos.

Cuerpo a cuerpoEditar

  • Estoque - Victor es un maestro de las estocadas, tajos y paradas, logrando un letal equilibrio entre precisos ataques y ágiles defensas.
  • Hacha - Aunque el hacha de mano puede ser menos grácil que el estoque, Victor no puede negar la satisfacción de partir un hombre rata tras otro y ver sus armaduras partidas y sus extremidades volando.
  • Espadón - El espadón proporciona a Victor el poder y la fuerza necesarios para abrirse camino a través de múltiples enemigos a la vez, despejando multitudes.

DisparoEditar

  • Pistolas - Victor lleva un gran número de pistolas sujetas al cuerpo, que le permiten eliminar enemigos con letal eficacia.
  • Ballesta - La ballesta permite a Victor enfrentarse a los Skavens a gran distancia y penetrar hasta el blindaje más grueso.
  • Pistola de Repetición - Aunque la pistola de repetición no es famosa por su puntería, una alta cadencia de fuego combinada con un mecanismo especial de giro hace que Victor pueda diezmar a grupos enteros de Guerreros de Clan a la carga.

Carreras Editar

Victor capitan cazador de brujas

Capitán Cazador de Brujas Editar

Promotion in the Order comes as much from dead man’s shoes as from merit, and in these dark days there are many pairs of boots to be filled. The Witch Hunter’s path ventures ever into the shadow, and the shadows too often are more bountiful with teeth than glory.

Thus Saltzpyre’s long-abandoned dreams of ascension finally came to pass in the wake of Ubersreik, the ink still wet upon the Grand Theogonist’s commission. Whether he rises further, remains to be seen. Doubtless his many enemies with the order yet remain – and it might yet be that the world gives out long before the coveted rank of general is within reach.

As a Witch Hunter Captain, Saltzpyre is all that he was during the Ubersreik campaign and more. Myriad near-deaths have sharpened his reactions, allowing him to dart deftly to advantageous positions, from which his impressive array of weapons can be brought to bear.

Cazarrecompensas Editar

Victor cazador de recompensas

The Empire is replete with Bounty Hunters, men and women who bring a form of justice to the deserving – or at least to those capable of meeting a hefty fee. It is a profession people by scoundrels and the desperate, by deserters and thrillseekers. And just occasionally by men so driven that there is no longer a place for them, even amongst the fringes of authority.

Affronted by attempts to conceal the horrors of Ubersreik – to maintain the fragile lie that Skaven are naught but myth – Victor at last buckled beneath obsession and spoke more truth to his superiors than a sane man should. Though Victor never discusses what transpired thereafter, and his ties with the order would seem intact, the gulf between him and his superiors is wider than ever. Now, he finances his endless crusade with coin garnered from the Bounty Hunter’s trade – a pragmatic choice for a man who once relied solely upon faith.

As the Bounty Hunter, Victor dons heavy armour and favours ranged weapons, the better to keep their tainted and decaying flesh (and all associated aromas) at a safe distance. The Victor of today favours more brute force (and less finesse) than the Witch Hunter of old ever did. Finesses costs time, and to a Bounty Hunter, time is money.

Fanático Editar

Victor fanatico

It is rightly said that some mortals wish only to see the world burn. Many embrace such nihilism to court the favour of blasphemous gods. Others out of irreversible despair. But for many in the war-ravaged Empire, the death of all that is brings forth new hope, for the prospect of a just and holy realm reborn from tainted ash.

Where, in another life, a weary Victor Saltzpyre stared into the flames of Ubersreik and found the courage to confront his superiors, in this one he found only the solace of the furnace, of a world fit only to be cleansed in righteous fire. Thus fell away the earnest – if bleak – Witch Hunter, and the Zealot was born. Victor no longer places his trust in the organisations and strictures of the Empire, but in Sigmar alone.

Victor the Zealot is a furious melee fighter, favouring heavy flails and holy rage as expressions of worship and tools of battle both. Faith can carry a body through the most horrendous of wounds, and the Zealot has dark-eyed faith to spare…

Imágenes Editar

FuentesEditar