Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Zakarías el Eterno

5.543páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Zakarias.jpg
Se sabe poco acerca de la vida de Zakarías antes de que sucumbiese al encanto de las artes nigrománticas. Estudió bajo la tutela de Dieter Helsnicht y, posiblemente, fue gracias a la influencia de este gran nigromante que Zakarías logró descubrir la localización secreta de la torre del señor Necrarca Melkhior. Su intención era entrar a hurtadillas en la cripta de la torre y hacerse con el Libro de Nagash que Melkhior había obtenido en algún momento de sus largos años de no-vida. Cuando se disponía a entrar en la torre, Zakarías fue capturado por los sirvientes de Melkhior. Esa misma noche, en lugar de acabar con el excesivamente curioso nigromante, Melkhior le concedió el beso del vampiro, y decidió tomarlo como discípulo.

Al principio, Zakarías estaba horrorizado por su nueva forma vampírica y juró vengarse del señor Necrarca; pero, con el transcurso de los años, comenzó a entender el poder que Melkhior le había otorgado. Cada noche, los dos se despertaban y Melkhior amonestaba a Zakarías quien, probablemente, acabó aburriéndose de la compañía de Melkhior y se juraba a sí mismo que acabaría con él antes de que amaneciese. Pero no ocurrió así. Zakarías era un discípulo atento y constantemente sorprendía a Melkhior con su capacidad de aprendizaje. Melkhior enseñó a su acólito todo lo que sabía, pero nunca le dejó acercarse al Libro de Nagash.

A menudo, Melkhior caía en accesos de locura en los que mataba a sus sirvientes vivos y bebía su sangre en un gran festín, pero Zakarías era sabio y siempre evitaba la ira de su maestro. Fue durante una de aquellas ocasiones cuando Zakarías logró entrar en los aposentos de Melkhior. Allí, sobre un gran atril, se encontraba el tomo maldito. Desafortunadamente para Zakarías, Melkhior regresó a su cámara mientras su pupilo estaba todavía leyendo el libro, y se enfrentaron en una gran pelea. Melkhior se había vigorizado gracias a la sangre de los esclavos muertos y, en ese estado, era demasiado poderoso para Zakarías, que a duras penas consiguió escapar. Herido de gravedad, huyó hacia las Montañas Centrales.

El año que siguió a su huida, Zakarías fue perseguido por los servidores de Melkhior. Huyó de una cueva que le servía de escondite a otra, y estaba cansado y muy demacrado por la falta de sangre. Apenas acababa de encontrar un lugar adecuado para esconderse con seguridad, volvía a ser descubierto por los sirvientes de Melkhior. Finalmente, encontró una enorme y oscura cueva con un pequeño nicho en su interior, y allí se sumió en un profundo sueño. Totalmente exhausto debido a la gran lucha con Melkhior, y a la persecución sin tregua de los oscuros sirvientes de este, Zakarías descansó durante una década.

Durante ese tiempo, un dragón negro también descubrió la cueva. Ignorante de la abominación que dormía dentro, construyó allí su nido y, como suelen hacer todos los dragones, reunió en él su pequeño tesoro. Cuando Zakarías despertó, su sed era enorme, y el dragón dormido era una fuente perfecta de la que alimentarse. Encontró la carne expuesta del dragón y clavó sus colmillos en el monstruo dormido. La sangre de la gran bestia recorrió las venas de Zakarías, reforzándolo con un inusitado vigor. Tal es la fuerza de un vampiro que ni tan solo un dragón es capaz de reaccionar ante su letal mordisco. Durante todo un mes, Zakarías bebió de la gran bestia hasta que, al final, la dejó exangüe.

Las leyendas cuentan que, al beber la sangre de un dragón, los vampiros sacian su sed de sangre para el resto de su vida eterna. Si esto resultase cierto, quién sabe qué otros poderes obtuvo Zakarías de la sangre del dragón. Utilizando los poderes nigrománticos que había aprendido de Melkhior, retornó al dragón de la muerte y montó en su grupa para volar de regreso a la guarida secreta de Melkhior, donde los dos hechiceros libraron una gran batalla. Se dice que los poderes desplegados eran tan potentes que la torre quedó totalmente destruida. Cuando el polvo se asentó, los restos dejaron entrever al ganador del duelo: Zakarías.

Se desconoce qué le ocurrió a Melkhior. Algunos dicen que Zakarías acabó con él y que, después, bebió su sangre para hacerse más fuerte y ganar más poderes. Otros son de la opinión de que Melkhior está escondido lamiéndose las heridas mientras trama una venganza para deshacerse de su antiguo discípulo. Cualquiera que fuese el destino de Melkhior, Zakarías se apoderó de todas las riquezas que su maestro había reunido y atesorado durante su largo reinado de terror, incluyendo el Libro de Nagash. Actualmente, Zakarías gobierna en el Bosque de las Sombras, donde tanto los orcos de las montañas como los habitantes del bosque viven aterrorizados ante la posible venganza de Zakarías el Eterno.

MiniaturaEditar

FuenteEditar

  • Libro de ejercito: Condes Vampiro (6ª Edición)

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar