Fandom

La Biblioteca del Viejo Mundo

Zara Matavampiros

6.129páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
BloodBowlLegendary Human-ZaratheSlayer.jpg
Estadísticas
Equipo Red Sabres y Die Valkyrie
Numero Desconocido
Posición Slayer
Estatura 1,77 m.
Peso 55.79 kg.
Edad 22
Estadísticas Carrera: 2.956 pasos, 29 recepciones con un total de 567 pasos, 7 lanzamientos completos de 35 pasos, 116 jugadores adversarios heridos o muertos.
Premios Votada como Mejor recién llegada en el año 2503 por los lectores de la revista Spike! Votada como Jugadora más odiada por los lectores de la revista Vampirismo Práctico
Valoración de Spike! - puntos.
Hubo una vez una profecía; los Enanos de las Montañas Negras creían que un día llegaría el Elegido, un gran guerrero que acabaría con sus enemigos: los fétidos No Muertos que rodeaban las Montañas Negras, los necrófagos y los zombis de las laderas del gran lago de la montaña Agua Negra y los vampiros de Sylvania al pie de las montañas. Durante generaciones, los Enanos habían sufrido constantes asedios y su equipo de Blood Bowl no había tenido mucha suerte en la liga Boca del Infierno, dominada por los No Muertos. Sin embargo, los Enanos se consolaron con la profecía que los herreros rúnicos pasaban de generación en generación y que decía que un día llegaría el Elegido.

En el año 2480, un minero enano de camino a su morada encontró una humana recién nacida. Estaba desprovista de posesiones, excepto por un colgante de plata con la forma de un martillo sagrado. El minero no estaba muy seguro de qué hacer con la niña e incluso se vio tentado de dejarla allí (después de todo, no era una niña de su raza). Pero al final se apiadó de ella y decidió ir a pedirle consejo al Enano más sabio del asentamiento, el herrero rúnico Garlles Cortabarbas.

Al ver a la niña, Garlles se puso muy nervioso y susurró "Esto no puede ser". Le dijo al minero que se fuera con la niña mientras consultaba textos ancestrales y lanzó la Runa del Vigía. Garlles hizo llamar al minero al día siguiente. Mientras tanto, la noticia de la aparición de la niña se había extendido entre los asentamientos enanos de las Montañas Negras y en poco tiempo una multitud de Enanos se congregó en los escalones de la puerta de la casa del herrero rúnico. Cuando el minero salió al umbral con la niña, Garlles anunció a la muchedumbre que la profecía se había cumplido: ¡el Elegido había llegado!

Se produjo, por supuesto, todo un alboroto. Después de todo, aquella niña no era el Enano fuerte y barbudo de la profecía, sino una niña humana. Garlles calmó a la multitud y le explicó que la profecía no decía explícitamente que el Elegido debía tener sangre enana y que aquella niña sin duda era el Elegido, ya que lo había visto en la Runa del Vigía. La mayoría de los Enanos todavía desconfiaba, pero el herrero rúnico había hablado e iría contra las leyes enanas dudar de la palabra del sabio. Garlles se ocupó del cuidado de la niña y los Enanos de las Montañas Negras continuaron con sus batallas durante estaciones.

Conforme Zara crecía, se hacía evidente que no era una humana normal. Su velocidad y su fuerza estaban muy desarrolladas. Con tan solo catorce años, se enfrentaba a los guerreros enanos más viejos en los pulsos y les ganaba (¡para consternación de los perdedores!).

Pero algunos de ellos todavía dudaban de que la niña fuera el Elegido al que hacía referencia la profecía. Toda duda desapareció una noche fatídica. Por entonces Zara tenía dieciséis años y estaba disputando un concurso de escupir tabaco en el Hacha de Bronce, la taberna local. Justo cuando Zara estaba sorbiéndose ruidosamente preparándose para escupir, la taberna fue atacada por una horda de No Muertos liderada por un temible vampiro (que resultó ser el entrenador del equipo de los Black Sabbeths). Para ellos, practicar incursiones en los asentamientos enanos era una afición. La taberna se convirtió en un caos, pero Zara no dudó un instante, cogió una pata de una silla rota y la utilizó para golpear y como estaca contra todos los No Muertos a su alcance. El entrenador del equipo vampírico estaba indignado y un momento antes de convertirse en murciélago declaró que volverían a verse las caras en el campo de Blood Bowl y que allí ajustarían cuentas.

Los Espadas de las Montañas Negras iban a enfrentarse en una semana a los Black Sabbeths, así que, ayudada por Garlles, Zara fue reclutada por el equipo. El día del partido se acercaba y los No Muertos aumentaban el número de ataques a los Enanos de las Montañas Negras con la esperanza de aniquilar a la Matavampiros. Pero Zara era tan tozuda como un Enano y se las arreglaba para repeler todos los ataques.

Finalmente, llegó el día del partido. Por toda la comunidad de Blood Bowl se había extendido la noticia de que un equipo enano iba a incluir entre sus jugadores a una chica humana y que había firmado un contrato lucrativo con una oportunista estación local de Cabalvisión (aunque los derechos por la emisión de los partidos de Zara cambiarían constantemente durante toda su carrera). El abatido entrenador de los Espadas estaba muy nervioso porque, aunque se había constatado que Zara era muy buena pegando patadas en los traseros, no sabía si también lo sería en el campo de juego (si no hubiese malgastado el tiempo de entrenamiento maquillándose…). Los Espadas fueron los primeros en recibir y Zara cogió el balón como un profesional. Los líneas necrófagos del equipo de los Sabbeths no pudieron detenerla; ella los esquivaba y se abría paso a través de ellos deteniéndose únicamente para clavar una estaca a uno de los desafortunados vampiros. Esta acción inspiró al resto de jugadores enanos y pronto el marcador señalaba 3-0 a favor suyo. El líder de los vampiros saltó al campo y, enfurecido, se dirigió hacia Zara. El árbitro corrió tras él para intentar expulsarlo, pero se quedó petrificado con una sola mirada del vampiro. Zara se dio cuenta de que había llegado el momento de hacer realidad la profecía y convertirse en la Elegida, ya que se trataba del último partido de la temporada (en el que siempre has de enfrentarte al "chico malo" de la liga). La lucha fue brutal, pero duró muy poco; cuando acabó, solo Zara quedaba en pie, para diversión de los jugadores enanos y de los aficionados del equipo. Tras la muerte del vampiro, las Montañas Negras de los Enanos ya no volvieron a ser atacadas por hordas de No Muertos. La profecía se había cumplido.

Después de aparecer en Cabalvisión, Zara se hizo famosa y, como ocurre con el resto de jugadores estrella, suele ofrecer sus servicios como jugadora estrella, sobre todo en partidos contra No Muertos. Ademas la popularidad de Zara es tal, que ningún árbitro se atreve a expulsarla del terreno de juego (ni aunque cometa faltas) por miedo a que use sus estacas.

MiniaturaEditar

FuenteEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar